Miquel Porta Perales, con su libro Paganos, en el que denuncia cómo se ha caído en una orgía irracionalista.

Miquel Porta Perales: “Somos paganos, vivimos en una orgía irracionalista”

stop

Porta Perales considera que se ha caído en una orgía irracionalista que plasma en su libro Paganos y reivindica los valores del catolicismo

Barcelona, 30 de noviembre de 2017 (17:00 CET)

Europa. Oh, Europa; Oh, occidente. Sin religión, huyendo de ella, los ciudadanos han adoptado todo tipo de dioses, o de pequeños dioses. “Somos paganos, vivimos en una orgía irracionalista”, asegura Miquel Porta Perales, que ha plasmado esa transformación en su nueva obra, Paganos (ED Libros), en la que reivindica algunos valores, como los que ha difundido durante siglos el cristianismo, en todas sus variantes, y, en concreto, el catolicismo.

Pide Porta Perales que se defienda y se rearme “el individuo descreído”, pero con los utensilios de la religión. En contra de Nietzsche, Porta rechaza la muerte de Dios. “Nos preguntamos si merece la pena olvidar, despreciar, ridiculizar, minusvalorar, marginar o abandonar una Religión que, contas las críticas y contradicciones que se quieran y más, ha estructurado nuestra cultura y nuestros valores”, afirma.

La religión ha servido para dotar de estabilidad a muchos sistemas sociales, sostiene Porta Perales

Dios está en el cerebro, considera Porta Perales. La experiencia espiritual se produce en un lugar muy concreto del cerebro, en el hemisferio derecho, en el lóbulo temporal derecho. Pero esa predisposición encontró razones prácticas en un momento de la historia. El autor de Paganos, se refiere al libro de Yuval Noah Harari, Sapiens, que supone una divulgación de la historia, con carácter holístico, no bien recibida por la corriente marxista, que todavía impera en gran parte de la academia.

Pero lo que Noah Harari precisa es que en el momento en el que se agrupaban más de 150 personas, en sociedades ya agrarias, sedentarias, los hombres recurrieron a los dioses para lograr la cohesión de esas sociedades, con un reparto de tareas, y con la consecuente formación de las clases sociales. “Aunque hoy nos parezca sorprendente, las leyes emanadas de una trascendencia religiosa han conseguido, históricamente hablando, dotar de estabilidad a muchos sistemas sociales”, señala Porta, en una entrevista con Economía Digital.

Pero la modernidad implicó el distanciamiento de la religión. Y eso ha derivado en todo tipo de asociaciones para llenar vacios personales. El culto al cuerpo, los veganos, los clubes liberales y el intercambio de sexo, la defensa de los derechos de los animales asimilándolos a los derechos humanos, la apuesta por los derechos de los pueblos, la obsesión por la gastronomía, los ejercicios y las escuelas de meditación, el deporte como centro de todo con sus correspondientes ídolos...

Se trata, a su juicio, de una “orgía irracionalista” que protagoniza ese nuevo paganismo.

En Paganos se analiza ese fervor por ser vegano, el culto al cuerpo, la gastronomía o por la meditación

Todo ello lo analiza Porta Perales, con los correspondientes “comunicados de La Tortuga Terrestre”, una especie de voz de la conciencia que responde con criterios críticos. En uno de ellos, la tortuga reflexiva analiza el concierto en el Palau Sant Jordi del 11 de febrero de 2017 a favor de la acogida de refugiados.

Se critica el “buenismo” por una causa, sin atender a cómo se puede lograr el objetivo que se persigue. Y, tras la manifestación en las calles de Barcelona, el sábado 18 de febrero, el comunicado de la tortuga se pregunta: “¿Acoger a los refugiados sin tener en cuenta los protocolos y controles establecidos por la Unión Europea? ¿Puertas abiertas –sin más-- para todos? ¿Abajo fronteras? Preguntas: ¿Se manifiestan por solidaridad, o por mala conciencia, o por la satisfacción egoísta que produce la apuesta por el bien?”

Porta Perales no busca un retorno a una especie de sociedad conservadora, sino que defiende la necesidad de que el ciudadano se plantee una mirada crítica hacia todo lo que está a su alrededor, para que recupere su “autonomía personal”. Para ello es esencial, a su juicio, que no se dejen de lado los propios valores europeos, basados en gran medida en el cristianismo.

“¿Están vigentes todavía los diez mandamientos?, Yo creo que sí, que permiten el funcionamiento de una sociedad”, señala el autor de Paganos, que escribió también en ED Libros la obra Totalismo, en la que entra en cuestiones sociales y políticas que han anulado esa capacidad de raciocinio individual.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad