El golpe de Estado

El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el expresidente Carles Puigdemont. EFE

El golpe de Estado

El golpe de Estado que asalta y toma el poder, militarmente o violentamente, ha pasado a la historia

En España, se habla mucho del golpe de Estado. ¿Ha habido, o no, un golpe de Estado en Cataluña? División de opiniones.

Hay quien sostiene que, en el peor de los casos, se trata de desobediencia. Quizá, malversación de caudales públicos. Y hay quien sostiene que sí estamos ante un golpe de Estado, aunque fracasado.

Hay otras modalidades de golpe de Estado más allá de un pronunciamiento militar

Los unos: ¿dónde está el ejército, o la rebelión, o la violencia inherente a todo golpe de Estado? Los otros: los hechos les definen y delatan.

 

Uno tiene la impresión de que estamos analizando la realidad con criterios anticuados. El golpe de Estado que asalta y toma el poder militarmente o violentamente ha pasado –no se puede descartar alguna excepción que confirme la regla- a la historia.

Probablemente, los últimos casos hayan sido Madagascar (2009), Níger (2010), Malí (2012), Guinea Bissau (2012), Egipto (2013), Tailandia (2014) y las rebeliones fracasadas de Turquía (2012 y 2016) y Burkina Faso (2015). Ninguno, por cierto, en la Unión Europea

En algunas ocasiones un golpe de Estado es un autogolpe como los sucedidos en Sudamérica

La asonada, la cuartelada, el pronunciamiento o el putsch han pasado ya a la historia en el mundo democrático.

Pero, no es menos cierto que hay otras modalidades más sofisticadas de golpe de Estado como el ‘golpe tácito’, el ‘golpe constitucional’, el ‘golpe técnico’, el ‘golpe taimado’, el ‘golpe suave’, el ‘golpe postmoderno’, la ‘dictadura soberana’ o el ‘pretorianismo interior’.

En  algunas ocasiones, el golpe de Estado es un autogolpe que, abusando de la legalidad, prolonga o concentra el poder en alguna persona por la vía de la reforma constitucional. Ejemplos: Venezuela (2009), Honduras (2015) o Ecuador (2015).

Llegados a este punto, surge la cuestión de qué hay que entender por golpe de Estado o cuándo se produce un golpe de Estado.

Una buena parte de los trabajos que caracterizan el golpe de Estado, recurren a cinco autores: Gabriel Naudé, Curzio Malaparte, Olivier Brichet, Hans Kelsen o Edward N. Luttwak

La teoría sobre un golpe de Estado

Para Gabriel Naudé, el golpe de Estado existe cuando hay “acciones osadas y extraordinarias que los príncipes están obligados a realizar… contra el derecho común, sin guardar ningún procedimiento ni formalidad, arriesgando el interés particular por el bien público” (Science des Princes, ou Considérations politiques sur les coups d´État, 1639).

Para Curzio Malaparte, el golpe de Estado “es un movimiento urdido en un entorno conspirativo, ejecutado con unas reglas precisas, con objetivos bien seleccionados y con un fin político determinado” (Técnica del golpe de Estado, 1931)

Para Olivier Brichet, el golpe de Estado –a la manera de Carl Schmitt- se caracteriza por “su carácter ilegal, de transgresión del ordenamiento jurídico-político tanto en los medios utilizados como en los fines perseguidos, sean éstos el establecimiento de un régimen dictatorial o un cambio en el equilibrio constitucional de los poderes del Estado (Étude du coup d´État en fait et en droit, 1935) 

Para Hans Kelsen, un golpe de Estado “es toda modificación no legítima de la Constitución o su reemplazo por otra.

Es indiferente que esa modificación de la situación jurídica se cumpla mediante un acto de fuerza dirigido contra el gobierno legítimo, o efectuado por miembros del mismo gobierno; que se trate de un movimiento de masas populares, o sea cumplido por un pequeño grupo de individuos.

Carme Forcadell hizo caso omiso del informe por escrito que los servicios jurídicos hicieron llegar a la Mesa del Parlament. EFE

un acto ilegal

Una de las características de un golpe de Estado es transgredir el ordenamiento juridico-político

Lo decisivo es que la constitución válida sea modificada de una manera, o reemplazada enteramente por una nueva constitución, que no se encuentra prescripta en la constitución hasta entonces válida” (Teoría pura del derecho, 1935)

Para Edward N. Luttwak, un golpe de Estado consiste en “la infiltración en un engranaje, pequeño pero esencial, de la máquina administrativa del Estado, engranaje que a continuación es utilizado para impedir al Gobierno ejercer el control del conjunto” (Le coup d´état. Théorie et pratique, 1969)

Las características de un golpe de estado

De las caracterizaciones citadas –la de Hans Kelsen es la que goza de mayor predicamento- se desprende que en un golpe de Estado han de existir alguno o algunos de los elementos siguientes:

1. Unas acciones contra el derecho común sin guardar ningún procedimiento ni formalidad.

2. Un movimiento conspirativo con un fin político determinado.   

3. Un carácter ilegal, de transgresión del ordenamiento jurídico-político tanto en los medios utilizados como en los fines perseguidos.

4. Una modificación no legítima de la Constitución o su reemplazo por otra, ya sea mediante la fuerza dirigida con el gobierno legítimo, o por un  movimiento de masas, o por un pequeño grupo de individuos.

5. Una infiltración en la Administración para impedir que el Gobierno ejerza el control del Estado.

Al inicio de estas líneas, preguntaba si ha habido, o no, un golpe de Estado en Cataluña. Repasen los elementos necesarios y suficientes para ello, y respondan.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Miquel Porta Perales

Analista, Economía Digital

Miquel Porta Perales completa un año particularmente productivo con ED Libros. A Totalismo se suma Paganos, que analiza el renacimiento de lo pagano en sus diversas formas de expresión. Su próximo libro será Sumisión en la granja.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad