Las mentiras de Pedro Sánchez sobre el coronavirus

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa desde Moncloa para informar del avance del coronavirus en España, el 21 de marzo de 2020 | EFE/Moncloa

Las mentiras de Pedro Sánchez sobre el coronavirus

El presidente del Gobierno mintió, una vez más, al conjunto de los españoles en al menos cinco asuntos sobre el coronavirus

No una, sino dos han sido las veces que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha puesto delante de las cámaras este fin de semana para informar a los españoles sobre la crisis del coronavirus.

Su primera comparecencia, emitida el sábado por la noche, en horario de máxima audiencia, fue un largo mitin político carente de contenido y novedad alguna, en el que, además de mostrar una vergonzosa autocomplacencia, se dedicó a eludir su responsabilidad directa en este desastre, al tiempo que trataba de justificar las acciones emprendidas hasta el momento.

En la segunda, anunció lo que muchos ya esperaban, tras prorrogar otros 15 días el estado de alarma. En cualquier caso, más allá del obsceno intento del presidente por lavar su imagen frente al drama que van a experimentar miles de familias, lo grave es que mintió, una vez más, al conjunto de los españoles en, al menos, cinco puntos muy importantes sobre la crisis del coronavirus.

1. “Hemos aplicado la estrategia de la OMS”

No es cierto. España no ha seguido las recomendaciones que ha efectuado la Organización Mundial de la Salud (OMS) para combatir el coronavirus. El Gobierno, de hecho, no empezó a actuar hasta el 9 de marzo, un día después de las manifestaciones feministas del 8M, cuando el contagio ya había alcanzado cotas muy peligrosas.

Prueba de ello es que la OMS declaró la alerta sanitaria internacional el 30 de enero, elevando el tono a amenaza “muy grave” el 11 de febrero y a “muy alta” el 28, antes de decretar oficialmente la “pandemia” a nivel mundial el día 11 de marzo.

Cada una de estas declaraciones debería haber conllevado la puesta en marcha de medidas drásticas por parte de los diferentes países afectados, entre ellos España, pero aquí el Gobierno optó por mirar hacia otro lado.

El 31 de enero, Fernando Simón, el portavoz del Ejecutivo para esta crisis, afirmó que “España no va a tener más allá de algún caso diagnosticado”, mientras que el 23 de febrero se atrevía a decir que “en España ni hay virus ni se está transmitiendo la enfermedad”.

Asimismo, a pesar de que la OMS, a finales de febrero, y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, el 2 de marzo, recomendaban encarecidamente activar los planes de contingencia contra las pandemias, incluyendo el cierre de colegios y la prohibición de aglomeraciones para evitar la propagación del virus, España, una vez más, hacía caso omiso.

Para la posteridad quedará esta frase de Simón: “Si mi hijo me pregunta si puede ir a la manifestación del 8M le diré que haga lo que quiera”. Y, dicho y hecho, la izquierda en el poder pudo celebrar su particular aquelarre feminista.

2. “Vamos por delante en medidas de confinamiento”

El presidente también insiste en que España ya está aplicando la cuarentena más estricta de Europa y que será suficiente para frenar la infección, descartando así la adopción de medidas más drásticas como las decretadas en China.

No es cierto. España no ha impuesto un confinamiento estricto, con el consiguiente cierre de toda la actividad económica, salvo alimentación y farmacia, y la prohibición del transporte y desplazamientos de todo tipo.

Además, un grupo de 70 expertos sanitarios acaban de solicitar al Gobierno que se endurezca la cuarentena en las zonas más afectadas del país para frenar la expansión de la enfermedad, debido al riesgo real de colapso sanitario. Su petición ha sido desoída.

Y ello sin contar que China cerró el 23 de enero a cal y canto la provincia de Wuhan, el epicentro del brote, con apenas 571 casos confirmados y aquí, sin embargo, el estado de alerta se decretó el pasado sábado 14 de marzo con más de 6.300 casos contabilizados y cerca de 200 muertos.

3. “Hemos hecho 350.000 test”

No es cierto. Ni España ha hecho 350.000 test a posibles infectados ni, mucho menos, "hemos hecho más que ningún país del mundo", según señaló el presidente durante su comparecencia.

Más bien lo contrario, ya que, hasta hace apenas unos días, la versión oficial que mantenía el Gobierno es que no era necesario realizar test masivos, ni siquiera a todos los que presentaban síntomas. La realidad, por tanto, es muy diferente. España está a la cola en esta materia.

4. “Mascarillas para todo el mundo”

“Tenemos que proveer a la ciudadanía de forma masiva de este tipo de material”, anunció Sánchez en referencia a la necesidad de mascarillas. Aquí el presidente sí dijo la verdad. El único problema es que el Gobierno o mintió antes o miente ahora, ya que la semana pasada esto es lo que indicaba Sanidad al respecto.

5. “Sabemos cosas del virus que antes no sabíamos”

"Ya sabemos cosas del virus que antes no sabíamos. Por ejemplo, que hay personas en las que resulta asintomático y, sin embargo, pueden propagarlo", explicó Sánchez, o que, a diferencia de lo que se venía diciendo en las últimas semanas, el coronavirus es mucho más contagioso y letal que la gripe común. Pero tampoco es cierto, ya que eso se sabe desde hace tiempo.

China lo advirtió casi desde el principio, a finales de enero. Y esa es la razón por la que muchos países adoptaron medidas de inmediato, como el cierre de fronteras y el control exhaustivo de los pasajeros procedentes de las zonas de riesgo. ¿Qué hizo España durante todo este tiempo? Nada.

Las mentiras y la incompetencia de este Gobierno saldrán muy caras a todos los españoles.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Manuel Llamas

Analista del Instituto Juan de Mariana. Ha trabajado como periodista económico en Expansión y Libertad Digital, además de colaborar como tertuliano de radio y televisión.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad