Del desvarío al autogolpe

El presidente de la Generalitat, Quim Torra,durante la segunda jornada del debate de política general

Del desvarío al autogolpe

Para Quim Torra, la excepcionalidad que a su juicio vive la nonata república lo justifica todo

A veces, para entender el desvarío por el que camina la política catalana, conviene trasladar a otros escenarios más ‘normales’ los detalles que va destilando el día a día del llamado ‘procés’ y que ahora ya no tiene nombre.

¿Alguien puede imaginarse que por desavenencias entre el PSOE y Podemos, por ejemplo, pudiera cerrarse el Congreso de los Diputados sine die, hasta que apareciera por arte de birlibirloque la entente?

Pdecat y ERC cierran el Parlament de Catalunya cuando les conviene

Probablemente los titulares más piadosos hablarían, como poco, del secuestro de la voluntad popular, de golpe de estado más o menos encubierto o calificativos similares.

Pues eso viene ocurriendo en el Parlament de Catalunya, la institución que teóricamente representa la soberanía popular, y que, en función de los intereses del Pdecat y ERC, viene abriendo o cerrando sus puertas según convenga.

Y es que el relato independentista no contempla la derrota. En el imaginario de ese camino a Ítaca que el pueblo recorre unido no cabe el desfallecimiento ni la división. Las dudas, las opiniones divergentes… sólo se conciben en terreno enemigo. Así se garantiza y mantiene la pureza de los elegidos.

Quim Torra pretende silenciar el Parlament cuando las votaciones no le convienen

Pero… ¿en nombre de qué lógica se puede afirmar, como ha hecho Quim Torra, que él se debe sólo a lo que decida el Parlament de Catalunya y a la vez silenciarlo cuando las votaciones no van a ir en la dirección “adecuada”? De ninguna, sólo en nombre del más puro o torpe cinismo.

El fin justifica los medios en Cataluña

Sin embargo, así están las cosas. En vez del 155, la intervención de Cataluña está siendo ejecutada por aquellos que, por mor de una exigua mayoría, han privatizado a su favor las instituciones (Parlament, medios públicos de comunicación…), expulsando de ellas cualquier atisbo de disidencia.

La excepcionalidad que a su juicio vive la nonata república lo justifica todo y en su nombre cabe todo tipo de instrumentalización. Sobre todo, de la verdad.

El fin justifica los medios, gritan en privado, incluso aquellos medios que en la práctica acaban subvirtiendo e invalidando las supuestas virtudes del bien supremo que se persigue.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Juan García

Editor, Economía Digital

Juan García es fundador y editor de Economía Digital. Su incursión en el periodismo se produjo a través de las míticas páginas de Cambio 16. La radio acogió su siguiente etapa: en 1993 puso en antena La plaza, que fue la primera tertulia económica en España.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad