Esto nos va a salir por un dineral

Colau departe con Aragonès, en el centro, y el presidente del Parlament, Roger Torrent, también de ERC, en una imagen de archivo. Foto: Foto: EFE/Quique García

Esto nos va a salir por un dineral

ERC y los Comunes han anunciado un acuerdo para los presupuestos de la Generalitat de 2020, un cóctel de contenedores quemados y alta fiscalidad

Se ha instalado el mantra de que es preciso que tengamos un Gobierno, que eso aporta estabilidad. La realidad es que a medida que parece que se acerca el momento del acuerdo de esta premisa es más discutible.

Sin duda, lo que ha dictaminado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la inmunidad de Oriol Junqueras en el momento de su toma de posesión como Eurodiputado y sus consecuencias políticas eclipsa otras muchas cosas de gran importancia. La más relevante de todas ellas el acuerdo entre republicanos y comunes sobre el presupuesto de la Generalitat.

La estrategia republicana parece clara: hay una triangulación de pactos de gobierno que afecta al apoyo que ERC da a Ada Colau (Comunes-Podemos) en Barcelona, al apoyo que estos dan a ERC en la Generalitat y a los votos que ambos otorgan a Pedro Sánchez para su investidura como presidente del Gobierno. Un cubo de Rubik político de elevado coste económico y político.

Efectivamente, la estabilidad institucional es un valor en sí mismo, otra cosa es que cuando esa gobernanza la van a protagonizar partidos nacidos para estar en la oposición e ir a la contra, las consecuencias de los acuerdos con esos partidos son con toda seguridad contraproducentes para la sociedad.

ERC y los Comunes, los dos aliados necesarios —junto a Bildu— para Sánchez han anunciado un acuerdo para los presupuestos de la Generalitat de 2020. El acuerdo es un mazazo, otro más, para la economía catalana. El cóctel, nunca mejor dicho, de contenedores quemados y alta fiscalidad es garantía –en el mejor de los casos— de apatía económica. 

Incremento de impuestos y creación de nuevas figuras tributarias

Comunes y Republicanos han anunciado ufanos el incremento de impuestos como el IRPF o Sucesiones y la creación de nuevas figuras tributarias como un impuesto sobre las eléctricas. Hay que recordar que Cataluña tiene el IRPF en la gama alta de las Comunidades Autónomas y comparte el liderado con otros con un fiscalidad máxima de, nada más y nada menos que, un 48%¡¡¡ y aun quieren subirlo más.

También es preciso recordar que mientras otras comunidades reducen a 0 sucesiones, como ha hecho recientemente Andalucía en Cataluña, por el contrario, han pactado subirlo.

La demagogia habitual dice que estos impuestos los pagaran los ricos en beneficios de los pobres pero la realidad es distinta, tanto el incremento de la tasa sobre bebidas azucaradas como el impuesto sobre las eléctricas lo paga todo el mundo indistintamente de su nivel de renta.

Acuerdo sobre incremento fiscal: 560 millones de euros más de recaudación

Fue de gran interés la rueda de prensa que dieron la líder parlamentaria de los Comunes en el Parlament y el Vicepresidente del gobierno catalán en el que reconocieron que tenían un acuerdo sobre el incremento fiscal, que implica 560 millones de € más de recaudación pero no sobre en que gastarlo. Conclusión: para republicanos y podemitas lo importante es sangrar a la población y luego ya veremos en que lo gastamos. Lo normal sería establecer primero prioridades y luego determinar de donde se obtienen los ingresos.

El acuerdo presupuestario en Cataluña, a diferencia del de investidura en Madrid, parece definitivo y no es una buena noticia. Los voluntariosos miembros del Circulo Ecuestre han puesto en marcha un Foro que, según han dicho, pretende facilitar que las empresas que se fueron de Catalunya a partir de octubre de 2017 vuelvan. 

El reto: que las empresas vuelvan a Catalunya

Ni Torra, Albiac, Colau, Aragones y Puigdemont, tampoco Canadell comparten esta loable intención del Círculo Ecuestre. Entre subidas de impuestos y nuevos pulsos al estado de derecho nadie en su sano juicio optará por volver, es más seguirá el goteo incesante de empresas como también ha empezado, según datos del INE, el éxodo demográfico, en concreto en 2018 el saldo migratorio de Cataluña con el resto de España fue de 2811 personas mientras Madrid captaba a 7307 nuevos residentes procedentes de todos los lugares de España.

El reto del Círculo es un imposible, desde que Torra es Presidente más de 1000 empresas han decido irse a otras Comunidades Autónomas y el anuncio de nuevos impuestos así como la amenaza de que Puigdemont pueda seguir condicionando la política catalana es una garantía de que ese goteo seguirá.

Las terminales independentistas siempre tan dispuestas a las grandes campañas de intoxicación y propaganda afirman constantemente que es mentira que en Cataluña el Proces haya tenido coste económico alguno, incluso afirman que las cosas en Cataluña van mejor que en el resto de España.

Su insistencia en repetir machaconamente que no hay crisis, no hay problemas, que el independentismo no tiene efectivo nocivo alguno es la más clara constatación de todo lo contrario. Prepárense para otra campaña en el que nos dirán que pagar los impuestos más caros y peor administrados de España es una suerte y un chollo.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Joan López Alegre

Analista, Economía Digital

Joan López Alegre, al margen de su carrera política -fue diputado en el parlamento catalán-, es profesor de comunicación política en la UAO-CEU y licenciado en Historia (UB).

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad