A la espera de Pablo Casado

Pablo Casado, en el Congreso. EFE/Zipi

A la espera de Pablo Casado

El PP tiene la oportunidad de dificultar el pacto PSOE-Podemos-ERC, por el bien de todos, y por el suyo

El Miércoles el Gobierno socialista, en funciones, se tuvo que apoyar en la Diputación Permanente del Congreso en el PP y Cs para evitar que sus socios desarrollarán un cloud computing para se llevara datos personales a paraísos fiscales caribeños y desde allí intentar destruir un país que van a gobernar y condicionar de forma absoluta en unas semanas.

El jueves ese mismo gobierno socialista, en funciones, se reunió, con los saboteadores tecnológicos y usurpadores de datos para pactar con ellos un reparto de poder y un programa de gobierno.

Pedro Sánchez es Joaquín Sabina en “Y sin embargo”:

"De sobra sabes
Que eres la primera
Que no miento si juro que darí­a
Por ti la vida entera, por ti la vida entera
Y sin embargo un rato cada dí­a
Ya ves
Te engañarí­a con cualquiera
Te cambiarí­a por cualquiera"

Podríamos tener la duda de quién es para Sánchez “la primera” y quién “cualquiera”, pero el avance de las memorias de Mariano Rajoy nos lo ha aclarado “Ni con usted ni con su partido quiero nada”, le dijo Sánchez a Rajoy, y efectivamente Sánchez tuvo que ser depuesto, por los suyos, para que Rajoy gobernara.

Parece que estamos condenados a que Sánchez encargue a “media noche un buen champán francés” para compartir con Pablo Iglesias y Oriol Junqueras, solo que “cuando pida la lleva del hotel” esta será de la celda de Lledoners y la factura nos la pasarán a todos y será carísima, como para hacer un simpa para irse “por los tejados”.

Casado tiene razón al decir que la presión no debe recaer sobre él

La realidad es que Sánchez se deja abrazar por Iglesias y firma acuerdos con bolis que tratan a Carme Forcadell como victima y no como culpable porque quiere.

La semana próxima se constituye el Congreso y luego SM el Rey realizará la ronda de consultas donde sabremos si ERC le da la Moncloa a Sánchez y este a cambio le entrega su alma... eso, si ERC y Bildu acuden a la ronda de consultas. No hay que descartar que para boicotear a la Monarquía pacten la investidura con Sánchez sin respetar los trámites... y que Sánchez acceda.

Pablo Casado tiene razón al decir que la presión no debe recaer sobre él, pero también es cierto que son muchos los españoles que creen que el nefasto pacto que se apunta en el horizonte entre socialistas, comunistas e independentistas es el único posible... y eso no es cierto.

Tampoco es cierto que lo mejor es que haya Gobierno. Si el Gobierno va a subir impuestos, restringir el mercado laboral, debilitar las instituciones del Estado y vender a los catalanes, navarros y vascos no separatistas dejándolos a merced de políticos con sed de venganza, lo mejor es que haya elecciones de nuevo.

En muchos cenáculos de sesudos analistas afirman que un acuerdo PSOE-PP sería un drama porque haría que Vox liderara la oposición, como si eso tuviera importancia alguna frente a las consecuencias de las decisiones de un gobierno populista de ultra izquierda.

Efectivamente, Casado no puede evitar la catástrofe pero si puede poner de manifiesto, muy a las claras, que el pozo en el que nos mete Sánchez es su libre elección. Tras la constitución de las Cortes, antes de que el Rey inicie la ronda de consultas, ¿realizará Casado una oferta de abstención con condiciones, pocas y claras, sobre estabilidad económica, respeto a la constitución e integridad territorial?

Podemos, ERC y Bildu son partidos nacidos para destruir, no para construir

Debería. Eso no evitará que Sánchez prefiera abrazarse a Iglesias pero engrandecería su figura y acortaría la legislatura, algo que muy deseable. Nunca como ahora, con lo que se avecina, lo breve dos veces bueno. Una vez la legislatura arranque cada vez que Casado haga lo mismo que miércoles, o sea, apoyar al PSOE, la legislatura morirá un poco, y los españoles viviremos más.

Podemos, ERC y Bildu son partidos nacidos para destruir, no para construir. Casado tendrá infinidad de oportunidad de salvar a Sánchez de sí mismo. Si Casado hace una oferta, solemne, con propuestas concretas de cuál es la contraprestación a cambio de su abstención millones de españoles, muchos votantes de Sánchez, se plantearán por que Sánchez se va con Junqueras si es evitable.

Presupuestos sin déficit, fiscalidad contenida, gasto público razonable, igualdad entre españoles, vigencia de la constitución en todos los rincones de España. Ninguna de estas condiciones es un gran obstáculo, mucho más fácil de aceptar que amnistías, referéndums de autodeterminación, reformas laborales y demás insensateces.

Nunca fue más necesario contraponer proyectos. Albert Rivera náufrago porque, primero, en diciembre de 2017 en Cataluña, y luego en abril de 2019, en toda España no usó su fuerza para incidir. El tacticismo se impuso a la estrategia y la fortaleza de la idea inicial: la lucha contra el nacionalismo, su diluyo.

Que alguien le encargue a José Félix Tezanos una encuesta: ¿Quiere usted que España sea gobernada por una quinta columna condenada por sediciosa y corrupta? Ni en la Bulgaria de Dimitrov el resultado sería tan abultado.

Casado tiene la oportunidad de dificultar el pacto, por el bien de todos, y por el suyo. Solo debe elegir el cuándo, a no mucho tardar, y hacerlo en sede parlamentaria. En el Congreso. Precisamente durante los días de conmemoración del aniversario de la Constitución sería muy oportuno. 

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Joan López Alegre

Analista, Economía Digital

Joan López Alegre, al margen de su carrera política -fue diputado en el parlamento catalán-, es profesor de comunicación política en la UAO-CEU y licenciado en Historia (UB).

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad