Y ahora el candidato a la Moncloa

15 de julio de 2014 (00:00 CET)

De Pedro Sánchez a Miquel Iceta el socialismo tiene en España nuevos pilotos, en la era de los pilotos robóticos. Pero la política, entre otras tantas cosas, es una forma de acción humana sin posible clonación robótica. Sabemos muy poco de Pedro Sánchez, salvo lo que han filtrado sus adversarios, y de Miquel Iceta solo atisbamos un recodo de su mente laberíntica.

Tanto frente a Podemos como al secesionismo, el socialismo hispánico ha vigorizado sus apariencias, por el momento. Pero ¿quiénes serán los candidatos del PSOE y del PSC a alojarse en la Moncloa o en el Palau de la Generalitat? Y ¿con qué proyecto?

Para la Moncloa, dos nombres: Susana Díaz y Carme Chacón, por ejemplo. En el caso, ciertamente, de que vean alguna posibilidad de ganar las elecciones generales. Y por ahora no está tan claro. Por eso mismo, la figura de Sánchez, de no ser sencillamente una versión políglota de Zapatero, está por ahora bien situado para ser candidato a la Moncloa.

Por delante están las municipales y autonómicas. Del mismo modo, la unidad socialista ahora tan invocada puede tener fecha de caducidad. Se verá si Pedro puede ser lo que fue Felipe. Recuperar unos pocos millones de votos no es cosa fácil.

 
No parece que con vagas promesas federalistas o de reformar la Constitución sea suficiente para conseguir la presidencia
En los últimos tiempos, no gana las elecciones un partido, sino que las pierde un Gobierno. Ocurrió con el felipismo lastrado por los casos de corrupción y el GAL. Así llegó Aznar y cayó tras el atentado de Atocha. Por su parte, Zapatero perdió definitivamente el poder por negar una crisis económica y afrontarla demasiado tarde.

Esa es una lección que un político tan cauto como Rajoy conoce. En caso de duda, se abstiene de actuar, porque sabe que son sus errores y no la ilusión socialista lo que le desplazaría de la Moncloa. Habrá que ver hasta qué extremos casi inevitables de torpeza estratégica llegarán PP y PSOE en su intento de atajar la avalancha de Podemos. De todos modos, es cierto que en Italia el movimiento anti-político de Beppe Grillo ya ha perdido fuelle.

En el caso de Iceta era de esperar que en las urnas del PSC Madina ganase a Pedro Sánchez. Ahí pivotarán los equilibrios del nuevo secretario general de los socialistas catalanes. Iceta es un político con recámara. Ha captado al actual alcalde de Lleida, Angel Ros. Finalmente reacio a dejarse arrastrar por el soberanismo y el delirio táctico de Ernest Maragall, Ros acepta presidir el PSC. Y tal vez ser candidato a la Generalitat.

Como se ve, hay nombres para posibles candidatos pero, ¿con qué nuevo proyecto socialdemócrata capaz de ilusionar a las clases medias y a la vez al votante de izquierdas? No parece que con vagas promesas federalistas o de reformar la Constitución sea suficiente para conseguir la presidencia de Gobierno, o de la Generalitat.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad