Vilaseca, una textil que gana dinero a espuertas

19 de septiembre de 2013 (19:52 CET)

Las empresas textiles, germen de la industrialización de Catalunya, han desaparecido del mapa. Fueron barridas por las sucesivas crisis que han azotado el sector. Las grandes “catedrales” del ramo, como se conocía en tiempos pretéritos a las productoras de hilados y tejidos, no son hoy más que un recuerdo de un tiempo que ya nunca volverá.

Las firmas que triunfan hoy son las grandes redes comerciales, cuyas colecciones se nutren de manufacturas elaboradas en Extremo Oriente. Pero como en todos los sectores, todavía resiste alguna que otra compañía con plantas de producción en Catalunya.

Una de ellas es la empresa Vilaseca SA, fundada hace 61 años y dirigida por Esteban Vilaseca Canaleta. Cuenta con dos fábricas en Mataró y un plantilla de apenas medio centenar de colaboradores. En sus centros fabriles produce ropa interior para mujer y hombre con las marcas respectivas Avet y Set. Sus diseñadores sacan al mercado dos colecciones al año con tejidos de algodón, algodón-lycra sin costura y microfibra-lycra.

Las magnitudes económicas de la casa son descollantes para los tiempos que corren, pese a que las ventas acusan el envilecimiento del mercado interior y llevan varios años en retroceso.

En 2012, Vilaseca facturó 15,8 millones de euros, con baja del 10%. La rentabilidad no se resintió lo más mínimo: el beneficio neto después de impuestos subió de tres a 3,2 millones. Como viene siendo tradición en la casa, el resultado se aplicó íntegramente a robustecer los recursos propios, que alcanzan la respetable suma de 53 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad