Swarovski volvió a los beneficios en 2013

15 de mayo de 2014 (19:07 CET)

Cambio de signo en las cuentas de Swarovski Ibérica. En 2013, la firma del cisne consiguió un beneficio después de impuestos de 1,5 millones de euros. El resultado contrasta con las pérdidas registradas los dos años anteriores, por un importe conjunto de 1,7 millones. El excedente de 2013 se aplicó en su totalidad a eliminar saldos negativos de ejercicios anteriores que todavía se arrastran en el balance.

El logro de la casa no fue menor, teniendo en cuenta que las ventas se redujeron un 11% hasta los 45,3 millones. Swarovski vende figuritas y objetos decorativos de cristal tallado, así como artículos de bisutería y pedrería.

La firma, de origen austríaco, está presidida por Silvia Bernardini y tiene de consejeros a José Miguel Seijo Santos y Tatiana del Mar Santamaría Arejula. La empresa da empleo a 340 personas.

Swarovski Ibérica tiene la sede central en Barcelona desde su constitución, acaecida 32 años atrás. Su jurisdicción abarca los mercados de España, Portugal, Andorra y Gibraltar, por medio de una extensa red de 120 tiendas monomarca y 420 puntos de venta multimarca.

El entramado comercial, que ha engordado en treinta establecimientos en el último trienio, prosigue extendiendo sus tentáculos con el objetivo de asentarse en las principales ciudades de tamaño medio y grande.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad