Sobre el futuro de Caixa Girona

Jordi Comas<br /> Presidente de la patronal FOEG, de Girona

Sin título
Sin título

08 de septiembre de 2009 (16:54 CET)

Los movimientos en las cajas se están consolidando y, lo que era primero un rumor, ha ido tomando cuerpo. Con respecto a Caixa Girona, desde la FOEG ya expresamos, en un artículo anterior, el 7 de julio, nuestro punto de vista. Decíamos entonces, :"Entendemos que las cajas españolas quieran asociarse o, incluso, modificar sus estatutos para acoger nuevas inversiones e inversores. En el caso catalán, lo consideramos fuera de lugar, al menos con el cariz de obligatoriedad que sugieren las directrices gubernamentales.

Entendemos asimismo que los gestores de las cajas catalanas busquen sinergias, reuniendo activos, como parece el caso de Caixa Sabadell, Caixa Terrassa y Caixa Manlleu. Pero con respecto a Caixa Girona, modélica en el tratamiento de recursos, obra social y resultados, no vemos por ningún sitio la conveniencia de confluir con Caixa Cataluña y Caixa Tarragona, que tienen una situación nada equiparable a la de Caixa Girona...”
Y terminábamos diciendo: "Nos gustaría que Caixa Girona defendiera la continuidad de su modelo en estas horas bajas de las finanzas".

Ahora, cuando la fusión de Caixa Girona con Caixa Sabadell, Caixa Terrassa y Caixa de Manlleu parece ya apalabrada, nos reafirmamos en nuestra consideración: hay que mantener la independencia de Caixa Girona y, sobre todo, de su obra social, como parece que ya se contempla en el acuerdo de fusión. Hasta aquí vamos bien. Pero nos preocupa, y mucho, la utilización que la nueva entidad -que sería la tercera caja de Cataluña y la octava del Estado por volumen de activos- pueda hacer del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), oficialmente concebido para hacer frente a los gastos derivados del proceso, para constituir una entidad más dimensionada y aumentar las capacidades de mercado.

Cuando el julio pasado presentaron su proyecto al Banco de España, las cajas de Sabadell, Terrassa y Manlleu solicitaron ayudas del FROB por valor de 350 millones de euros. La suma de los fondos propios de Caixa Sabadell, Caixa Terrassa, Caixa de Manlleu y Caixa Girona rondan los 2.750 millones de euros y la suma de los beneficios declarados los 150 millones. Con lógica contable convencional, unas ayudas de este importe hacen sufrir un poco por la autonomía de la entidad resultante. Sólo es un temor, pero queremos que conste.

Con todo, desde la FOEG nos miramos con mucho respeto la operación, pero continuamos pidiendo que se preserve realmente la autonomía y la implicación con el territorio que siempre han caracterizado a Caixa Girona. Ahora que parece que la fusión es un hecho, querríamos garantías sobre los compromisos alcanzados con el FROB y una información fehaciente y detallada de las perspectivas futuras de la obra social de nuestra caja. Entre otras consideraciones, por consideración al tejido empresarial y social gerundense -que tanto ha hecho por una Caixa Girona grande- tenemos todo el derecho.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad