Sin datos no puede haber análisis

06 de febrero de 2014 (19:11 CET)

Estamos en medio de una grave crisis económica, pero los comentarios con los que nos regalan cada día los tertulianos-estrella económicos en los diferentes medios de comunicación nos pueden hacer perder definitivamente el oremus. Yo no sé nada de economía, ni de la industria energética, ni del mundo financiero, ni del sector del automóvil, ni de las industrias gráficas, ni de la alimentación, ni de la agricultura pero sí de los datos con los que nos ilustran ya que son iguales que los que se utilizan para hablar de la industria turística de la que sé un poco, Dios nos coja confesados.

Una de estas estrellas mediáticas a raíz de la crisis es el profesor Niño Becerra. En un programa de la Cadena Ser ha afirmado tan tranquilo que la buena situación de nuestra industria turística es puramente coyuntural y se debe a la crisis de los países del norte de África.

Este señor no sabe de qué está hablando, pero lo ha dicho y se ha quedado tan tranquilo. Si su información sobre otros sectores de la economía es del mismo calibre, su valor debe ser el mismo: ninguno.

La crisis en el sector turístico español es muy grave en estos momentos y por lo tanto no está en buena situación. Y lo coyuntural es la crisis. Aunque el calendario del turismo ha sido diferente al de otros sectores. En el año 2009 España pierde casi 6 millones de turistas extranjeros, pero los ingresos generados por el turismo son casi los mismos que en el 2008, y por otra parte se mantiene el mismo nivel de turistas españoles (llamados viajes en el argot turístico). Crea incluso ese mismo año 2008 puestos de trabajo (Infome de la CECA) aunque sean temporales.

Desde el año 2009 hasta el año 2011 (año de la llamada Primavera Árabe) se incrementan el número de turistas extranjeros y sobre todo crecen los ingresos por turismo. Ese año de las revueltas, en determinadas zonas (Baleares y Canarias) se genera un overbooking por el desvío de turistas que cambian su destino del norte de África por el destino seguro que supone nuestra oferta y continúan creándose puestos de trabajo temporales porque el turismo interior continua comportándose de manera semejante a los años anteriores.

A partir del 2012 se consolida la demanda extranjera, aumentan los ingresos y cae estrepitosamente el consumo interno de tal manera que los buenos resultados del turismo extranjero no sirven para crear puestos de trabajo aunque sean temporales. Y en el 2013 se acaba de consumar el drama y con unos resultados extraordinarios de la demanda exterior (por lo tanto exportación) continua cayendo la interior y el conjunto de la industria turística española está padeciendo un grave crisis excepto las ocho zonas que se nutren de ese turismo exterior.

Y, por lo tanto, lo que es coyuntural no es la bonanza, sino la crisis que solo se superará, como en los otros sectores de la economía, cuando aumente el consumo interior. En cuanto a nuestras exportaciones turísticas no debemos dormirnos en los laureles, pero gozamos de una buena salud y no es coyuntural, sino fruto de muchos años de trabajo bien hecho, con algunos errores cometidos que debemos continuar corrigiendo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad