Segundo año con pérdidas en Pastas Gallo

14 de septiembre de 2014 (17:25 CET)

El grupo catalán Pastas Gallo es líder del ramo en España desde tiempo inmemorial, gracias a la fortaleza de su reputada marca, que le confiere un cupo de mercado del 26%. Éste se ve amenazado por la imparable irrupción de las marcas de distribuidor, que poco a poco van arañando cuota. Veinte años atrás, la firma acaparaba prácticamente la mitad del mercado.

Grupo Gallo se articula por medio de dos compañías, Productos Alimenticios Gallo (PAG), dedicada a la producción de pasta seca, fresca y platos preparados, con dos fábricas situadas en Granollers y El Carpio (Córdoba). El año pasado clausuró el tercer centro, situado en Esparreguera.

La producción de PAG se traspasa casi por completo a la hijuela Comercial Gallo, cuyo cometido es la venta a terceros. Las magnitudes económicas de PAG arrojaron el pasado año unos ingresos de 106 millones, con baja del 14%. La cuenta de resultados, que se cerró con pérdidas de 3,4 millones hace dos años, volvió en 2013 a la senda de la rentabilidad, con un superávit de 831.000 euros. El flujo de caja superó los 10 millones. Los números rojos de 2012 fueron los primeros que ha contabilizado la empresa en mucho tiempo.

Por su parte, el giro de Comercial Gallo menguó de 180 a 176 millones, de los cuales el 13% provino de la exportación. También se encogieron las pérdidas, de 1,8 a 1,5 millones. Entre las dos empresas suman una plantilla de 300 personas. Es presidente Pedro Antonio Espona Massana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad