Se liquida la audiovisual Imasblue, de Mediapro y Landon

10 de julio de 2014 (19:29 CET)

El juzgado mercantil número 2 de Barcelona ha decretado que se disuelva la compañía Imasblue Estudio, especializada en postproducción audiovisual, tras frustrase la salida de su concurso de acreedores. La sociedad se constituyó a finales de 2011, mediante la segregación de los activos de postproducción de dos poderosos grupos, Mediapro e Infinia, este último perteneciente a la productora Filmax y a la firma de capital riesgo Landon Investments, de los hermanos Gallardo Ballart, dueños de la farmacéutica Almirall.

La integración de ambos grupos no fue fácil. Afloraron más problemas de los previstos y surgieron costes extraordinarios, que supusieron unas pérdidas de 7 millones en ese ejercicio. Asimismo, hubo de aplicarse un expediente de regulación para evitar puestos redundantes, con recorte de la plantilla de 180 a 130 personas.

Cuando la empresa echaba a andar, con doble sede en Barcelona y Madrid, la crisis general ya había hecho acto de presencia en el sector y ocasionó el desplome de sus ventas a la mitad. En 2012, Imasblue Estudio llevó sus libros contables al juzgado con unas deudas de 13 millones de euros. Entre los acreedores figura una entidad habitual en los fiascos mercantiles, el Institut Català de Finances, dependiente de la Generalitat, con 1,7 millones.

Ahora, el juzgado procede a sentenciar la sepultura de la empresa. Ni siquiera con socios tan poderosos en su capital ha podido sobreponerse a los avatares de las circunstancias. El último consejo de administración de Imasblue estaba presidido Gerard Romy Belilos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad