Se disparan los beneficios del portal Atrápalo

08 de octubre de 2013 (17:24 CET)

Las empresas que se sirven de Internet como plataforma de negocio están experimentando crecimientos vertiginosos. Un ejemplo de ello es Atrápalo, de Barcelona, que tiene de consejeros delegados a Ignacio Giral Calvo y Manuel Roca Pintado.

Atrápalo es un portal de ventas en línea, especializado en la promoción de ofertas de ocio. Se constituyó en el fatídico año 2000 con un capital inicial de 350.000 euros, justo cuando estaba a punto de estallar la burbuja de las firmas tecnológicas.

Desde entonces, Atrápalo ha seguido una senda de crecimiento constante pero tranquilo, siempre sin estirar más el brazo que la manga. El éxito de su fórmula en España le animó a buscar nuevos mercados.

En 2008 extendió sus tentáculos hasta Italia, un año después saltó el charco y sentó sus reales en Chile, en 2010 abrió en Francia y Brasil. Luego, penetró en Colombia y Perú. También probó fortuna en Francia, pero al no dar los resultados esperados, el binomio Giral-Roca echó el cierre.

El impulso del negocio exterior, que ya representa el 20% de los ingresos totales, ha acelerado el alza del giro durante el último trienio: 12 millones en 2010; 38 millones el año siguiente y casi 53 millones en 2012.

El beneficio neto de este último año escaló hasta los 7,6 millones, contra los 1,1 millones del ejercicio anterior. Los accionistas de Atrápalo celebraron el hito con el reparto de un dividendo de 3 millones. Tras esta salida de recursos, los fondos propios suman 18 millones.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad