Resaca andaluza, impulso catalán

Josep Huguet

28 de marzo de 2015 (23:34 CET)

Si alguien tenía esperanzas de que el cambio es posible en España, el resultado de las elecciones andaluzas habrán sido para él un jarro de agua fría. El partido andaluz que lleva mandando casi 40 años y que tiene decenas de cargos imputados en casos de corrupción por ERE, formación, subsidios ha vuelto a ganar, manteniendo el mismo nivel de apoyo. El resto son recambios en la oposición. Ciudadanos muerde al PP; y Podemos, a Izquierda Unida. En Andalucía está blindado el pacto de la transición que garantizaba la hegemonía social del tardofranquisme en la Gran Castilla-Galicia y la cohegemonia social del nacionalismo dócil y el socialismo domesticado en Andalucía, el corredor mediterráneo y Euskadi.

Este pacto sólo se ha roto en Cataluña por la percepción creciente de su sociedad de ser la perdedora y la más afectada negativamente. ¿Porque alguien puede creer que la gente puede votar a quien es consciente que roba su dinero? Pues, está muy claro que una mayoría de andaluces creen que el dinero derrochado o repartido en manás subsidiados no es suyo; viene de fuera, del déficit fiscal de la Corona de Aragón y de los fondos europeos.

Por lo tanto, en Castilla, beneficiaria de la concentración de poder en Madrid, auguro una continuidad de la hegemonía del PP, sin mayoría absoluta, y un reparto del resto del pastel electoral entre las fuerzas emergentes que se disputan ser las más aptas para el recambio; no para el cambio real. Rivera es el candidato del Ibex 35 y del capitalismo de BOE. E Iglesias puede ser el sustituto del PSOE al servicio de la aristocracia burocrática que controla el aparato del Estado.

Por lo tanto, en Cataluña, los segmentos sociales que los últimos meses pueden haber enfriado su paso al independentismo pensando que se aceleraba el cambio en toda España ya se vuelven a calentar. Sólo falta que las izquierdas soberanistas con la palanca de las municipales sean capaces de construir coaliciones de electores y miembros activos de la sociedad civil para ampliar su base social.

Y esto se hará en un contexto donde a pesar de los discursos catastrofistas interesados del unionismo, la economía catalana continúa relanzándose. Las previsiones elaboradas por la Asociación Multisectorial de Empresas de Cataluña (AMEC) dicen que las exportaciones crecerán más de un 8% este año. Y un 70% de empresas tienen previsto aumentar las exportaciones y la facturación en general. A pesar de la aparición de las incertidumbres de Rusia y Venezuela (eso sí que genera inseguridad) se ven capaces de adaptarse abriendo nuevas perspectivas tanto en América, como Asia y África. El informe reconoce que hay que hacer un esfuerzo suplementario en EEUU y Canadá, donde se están por debajo de las posibilidades.

Como un ejemplo de éxito en esta dirección también hay que subrayar la apertura de la planta más grande de elaborados cárnicos de China por parte de la empresa Metalquímia. Josep Lagares, el hombre de la creativación, la practica. Habrá que estar atentos también al impacto de su innovación disruptiva por el sistema QDS, por el secado rápido.

En cuanto a la inversión, tres noticias de la semana también: Nesté/Nescafé abrirán la planta más grande de producción de solubles del mundo en Girona creando una buena pila de puestos de trabajo. Nissan y Ficosa anuncian la ampliación de su plantilla tecnológica con la creación de centenares de plazas de ingenieros. Por lo tanto, inversión en alto valor añadido. ¿Quién dice que las multinacionales no confían en Cataluña? 

Y para completar esta nueva renaixença tecnoindustrial asistan, si pueden, a las nuevas jornadas de la Fundación por la Industria el 20 de abril en Sabadell donde se hablará del reto de la reindustrialización: un objetivo de la Unión Europea.

Con mesas redondas sobre el encuadre del sistema productivo catalán; cuáles son las problemáticas que afronta la industria catalana para competir en los mercados globales. Sobre cuáles son los retos a la hora de exportar y las problemáticas para internacionalizarse. Sobre el rol de los centros tecnológicos y si están adecuados al tejido productivo catalán y al territorio. Sobre la formación y la participación de la empresa en la misma y de como incrementar la dotación de capital humano a las Industries. Y finalmente del compromiso de los municipios en la reindustrialización y creación de puestos de trabajo. Eppur si muove!

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad