Ramón Salabert y la jubilación

30 de junio de 2009 (08:51 CET)

Les recomiendo que escuchen La plaza de anoche, lunes, y los comentarios de Ramon Salabert sobre la propuesta de Funcas de elevar la edad de jubilación hasta los 70 años. A mí me resultó bastante ilustrativa.

Y es que Ramon sabe de qué habla. Fue en el primer gobierno de Felipe González el director general del INEM, entonces con bastante más peso y trascendencia que ahora.

Su planteamiento es que el problema no es la edad en sí a la que fijamos la jubilación sino las reformas que introducimos en el mercado laboral para que las personas sean empleables hasta esa edad. El ejemplo que puso, inapelable: si en el 75 la esperanza media de vida era de 72 años y la jubilación a los 65, el periodo a financiar era de 7 años; ahora, si subimos la edad del retiro laboral hasta los 70 años y la esperanza de vida se sitúa en los 82, ese mismo compromiso de financiación casi se duplica hasta los 12 años, y todo ello en el mejor de los casos ya que cada vez nos encontramos con más personas que no llegan hasta los 65 trabajando.

¿Qué hacemos con todas aquellas personas que por prejubilaciones, o por que han ido al paro, o por lo que sea, dejan de trabajar mucho antes de los 65? ¿Cómo financiamos entonces no sólo esa diferencia entre los 70 y los 82, sino entre los 55 años, la edad en que las personas ya no encuentran trabajo normalmente y los 82? Eso si que no hay sistema que lo aguante.

Por cierto, acabo con otra propuesta suya –hoy me ha hecho prácticamente el blog-. A raíz de la sentencia sobre el caso Madoff, Ramon opina que debería ser ejecutable todo el patrimonio que hubiese sido heredado y que se hubiera ido construyendo con fondos fraudulentos. No sé que opinan ustedes.

Y ya para rematar, ¿qué lección de la justicia americana? Madoff ha sido juzgado y condenado con todas las garantías en seis meses. En ese tiempo, además, una parte de sus ganancias ilícitas han ido siendo confiscadas. ¿Recuerdan ustedes, por ejemplo, el caso Gescartera?
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad