¿Quién predica con el ejemplo?

06 de agosto de 2012 (12:38 CET)

No me extraña que tanta gente esté desencantada con la política. A pesar de que yo soy el primero que defiendo la tarea de los políticos profesionales, algunos días me falta convicción. Y es que algunos partidos políticos, cada día que pasa, lo hacen peor.

Empezaré por los de casa: Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) está involucrada en el caso Palau. Unión fue juzgada por el caso Trabajao. Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) tiene un ex consejero inculpado. Fuera de estas fronteras, el Gobierno andaluz tiene el caso de los ERE y la madre de todas las causas ha sido el caso Gürtel para el Partido Popular (PP) valenciano.

Así que ninguno de los partidos mencionados puede presumir de nada (excepto de la presunción de inocencia, ¡claro está!). Aun así, lo que a mí me sorprende es la desvergüenza y la hipocresía con la que se enfrentan a estas causas. ¿Hay juicios paralelos a políticos inocentes? ¡Seguro! ¿Hay acusados culpables? ¡También! Pero, ¿por qué no hay ni un solo partido que sea capaz de asumir su culpa y pedir perdón? Si lo hicieran, estoy convencido que mucha gente los entendería, pero esto no pasa. Y no ocurre porque no predican con el ejemplo: No dicen lo que piensan y no hacen lo que dicen.

El ejemplo más reciente de esto lo constituye el ERE a los empleados del Partido Socialista (PSOE): Un partido abanderado de los trabajadores que es capaz de denunciar ante el Tribunal Constitucional la reforma (laboral) del PP o de poner el grito en el cielo por las famosas prejubilaciones de Telefónica... mientras de forma casi clandestina el mismo partido prejubila a sus trabajadores a los 58 años y ejecuta un ERE con el máximo rigor que permite la nueva legislación (del Partido Popular).

Si como organización el partido socialista necesita reducir su estructura para sobrevivir, como les pasa a muchas empresas, ¿como es que no son capaces de ser más comprensivos con los empresarios que necesitan hacer lo mismo? Si se atreven a defender públicamente una cosa y hacer lo contrario, ¿que creen que la gente pensará de ellos?

Soy de los que pienso que la valoración de los políticos es injusta por el trabajo que hacen. Soy de los que defiendo el actual sistema de partidos. Pero hay que decir que, a veces, la maquinaria de los partidos no ayuda a cambiar esta tendencia populista. El sistema actual de partidos necesita cambiar completamente. Espero que se den cuenta y que no se acabe todo después de sólo 35 años de democracia parlamentaria. Sería una lástima... Sería un desastre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad