Puntí, ex gerente de Puigneró, sancionado en EEUU por comerciar con Irán

07 de febrero de 2014 (17:18 CET)

Ha resurgido Pere Puntí Sañé, ex gerente de la desaparecida Hilados y Tejidos Puigneró, de Sant Bartomeu del Grau (Osona). Esta empresa llegó años atrás a liderar el sector textil español, luego cayó en barrena, se declaró en quiebra a comienzos del presente siglo y desapareció del mapa.

Puntí, ex profesor de mercadotecnia de la Universidad de Vic, es ahora administrador único de Advanced Electrical & Industrial Technologies (Aeit), de Igualada.

El departamento del Tesoro de Estados Unidos acaba de incluir a esta empresa en su lista de firmas multadas, por ayudar al Gobierno de Irán a evadir las sanciones por su programa nuclear.

La Administración de Obama sostiene que Puntí suministró a la República islámica equipos de terceras empresas. Además, facilitó transacciones financieras a una compañía que ya había sido castigada en 2011 por entregar material que luego se empleó en las plantas atómicas.

Pere Puntí, administrador y accionista único de Aeit, la constituyó en 2011 para actuar como consultora en proyectos de ingeniería eléctrica, en particular, la automatización, transmisión y distribución eléctrica.

Puntí se ganó fama de buen gestor al servicio de las firmas Antic, de Barcelona, elaboradora de bebidas alcohólicas, y Agric, de Sant Hipòlit de Voltregà, fabricante de maquinaria agrícola. Luego la volvió a acreditar como gerente del Hospital Sagrat Cor, de Barcelona, y de Clínica de Vic.

Tras su paso por Puigneró, saltó a la gerencia de Omicron SA, filial del grupo Diemen, de Sant Hipòlit de Voltregà, fabricante de componentes electrónicos, transformadores, bobinas y filtros para aparatos de televisión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad