Pre-supuestos

Pre-supuestos

Pre-supuestos

Sin título
Hace no mucho tuve que hacer reformas en casa. El lampista de turno me pasó el correspondiente presupuesto y cuando realizó el trabajo, la factura (si, si, no fue dinerito negro). Confieso que me alarmé tanto al ver la diferencia entre factura y presupuesto que llamé al orden al profesional en cuestión. Con toda tranquilidad me espetó: “de qué se sorprende, jefe, los presupuestos son eso: “pre” y “supuestos”…

Algo parecido pasa con los presupuestos generales del estado para 2010. PREvisiblemente, deberían servir de gasolina para cimentar el nuevo modelo económico, tema verdaderamente necesario para salir de la crisis; a mi juicio también deberían incluir un drástico recorte del despilfarro (que no gasto) público; deberían estar basados en ciertos principios como el de prudencia contable y en estimaciones de crecimiento/ decrecimiento realistas si más no conservadoras/ pesimistas… Evidentemente sólo eran SUPUESTOS... Leer más...
Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Bruno Juanes

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad