PP y Convergencia, dos caras de la misma moneda

10 de septiembre de 2015 (22:19 CET)

Se presentan como fuerzas enfrentadas pero el cierto es que PP y Convergencia se necesitan y se retroalimentan. Y lo más interesante es que comparten un mismo fondo ideológico.

No hay más que recordar que, a pesar de las malas relaciones políticas, comparten el mismo modelo de sociedad y las mismas políticas económicas y sociales. Ambos han llevado a cabo políticas de recortes de los servicios públicos y han favorecido las privatizaciones de estos servicios. Y ambos han coincidido en algunas de las medidas planteadas, así Convergencia ha apoyado al gobierno de Rajoy en temas capitales como la Reforma Laboral, la Ley de Estabilidad Presupuestaria o a la Amnistía fiscal.

Lo que también es evidente es que llevan a cabo un enfrentamiento envolviéndose con las banderas, uno, el PP, con la española y criticando a los separatistas catalanes en nombre de la sagrada unidad de España. Otros, los convergentes, se envuelven con la señera, reivindican una identidad tricentenaria y acusan España de todos los males y expolios posibles. Ambos tergiversan la historia en beneficio de sus posiciones y los dos atizan el enfrentamiento territorial por intereses partidistas. Con el enfrentamiento con Cataluña el PP quiere provocar un estado emocional en el resto del estado que le permita mantener su mayoría política al Gobierno del Estado, y por su parte Convergencia maniobra con el enfrentamiento patriótico para conseguir mantener su hegemonía en Cataluña.

No hay duda que el mejor fabricante de independentistas en Cataluña ha sido el PP y sus políticas. Sus políticas contra Cataluña que se remontan a su campaña contra el nuevo Estatuto, continuó con su impugnación en el TC del mismo y después con su política claramente recentralitzadora del Estado, la cual ha provocado un rechazo muy importante en Cataluña que ha nutrido las filas de nuevos independentistas. Por su parte Convergencia, que nunca había sido independentista, ha hecho una transformación desde el momento en que no ha podido mantener su influencia en el gobierno del Estado. Durante sus décadas de hegemonía en la Generalitat de Cataluña, Convergencia se limitó a ser influyente en el gobierno del estado, tanto con socialistas cómo con el PP, sólo hay que recordar como González evitó el recurso de la fiscalía contra Pujol por el caso Banca Catalana, o  el acuerdo del "Majestic" entre un Aznar, que confesaba hablar catalán en la intimidad, y un satisfecho Jordi Pujol. Tuvo que llegar el gobierno tripartito de izquierdas por que se plantease la reforma del Estatuto, mal aceptado por CiU que prefería un simple pacto fiscal.

El PP y Convergencia comparten su utilización de un falso patriotismo irracional y nostálgico, cada cual del suyo, que va dirigido más al hígado que a la razón de la gente, con el único objetivo de mantener su hegemonía política cada cual en su ámbito.
Ambos partidos conservadores comparten el modelo social que estamos sufriendo y basado en el fomento de las desigualdades y su servicio a los intereses de los poderes económicos. Los dos son fieles seguidores de las políticas de la señora Merkel y partidarios de sus políticas que sólo comportan sufrimiento social. Y para esconder sus políticas económicas y sociales a los dos los interesa el enfrentamiento territorial. Es el típico recurso al enemigo externo o al "chivo expiatorio" propio de los nacionalismos excluyentes. Todo esto a pesar de que no los preocupa perder soberanía propia con tratados como el TTIP, al que tanto PP como Convergencia apoyan.

Ambos partidos comparten el pensamiento de utilizar los poderes institucionales en beneficio de sus opciones políticas. Evidentemente con mayores posibilidades y recursos por parte de quien ostenta el poder central que el de la Generalitat, pero cada cual en su ámbito utiliza y retuerce la ley en beneficio propio. El caso más evidente es el de la manipulación de los medios públicos de comunicación. La manipulación ideológica y sin control al servicio del gobierno es una hoja de ruta común por parte del PP y de Convergencia. Al recuperar el Govern por parte de Artur Mas, CiU modificó la ley del gobierno tripartito sobre los medios públicos que exigía mayorías cualificadas en sus órganos de gobierno, con el fin de poner bajo el control directo del gobierno a Tv3 y Cataluña Radio, cosa que han utilizado de forma absoluta para difundir su mensaje político en toda la programación. Lo mismo que hizo, con TVE y RNE, el PP en cuánto tuvo mayoría absoluta. Las regulaciones en los dos casos son prácticamente idénticas y liquidadoras de la pluralidad informativa.

Hay otro aspecto que los une a los dos, porque es parte de su concepción política y es que tanto el PP como Convergencia son partidos vinculados a las tramas corruptas, es la forma de vincular el poder político con el poder económico. La corrupción es el precio que cobran estos partidos para mantener su poder político al servicio del capital especulativo y concursal.

Bárcenas en el PP y Osacar en CDC como tesoreros, con prácticas paralelas para sus respectivos partidos. El 3% de Convergencia que se remonta al tiempo de Pujol y Prenafeta, que ha perdurado a lo largos de los años y que tiene otros muchas expresiones,  las más conocidas de las cuales son el expolio del Palau, el famoso caso "Millet", o todo "el affaire de la familia Pujol. En el PP por su parte todo el mundo conoce la corrupción de la Gúrtel, de la Púnica, y de sus administraciones sean las de la Comunidad de Madrid o a la valenciana. Los dos partidos no es que tengan casos aislados de corrupción sino que son partidos que han organizado la corrupción en su seno, tanto como forma de autofinanciarse como de  enriquecimiento de algunos de sus dirigentes.

Hay que remarcar que el "choque de trenes" al que nos lleva la posición de Mas y la carencia de capacidad y voluntad política de Rajoy perjudicará el conjunto de las dos sociedades tanto la catalana como la española y sólo comportará que en ambas sociedades se provoque una ruptura emocional interna, tanto a nivel de Cataluña cómo de España de graves consecuencias y que se añadiría a la  ruptura de la cohesión social ya existente.

Y en frente de esto nos encontramos con un PSOE con una actitud poco clara e indefinida que le puede comportar situarse en una posición irrelevante en Cataluña y subalterna en el ámbito estatal.

Sólo algunas fuerzas minoritarias todavía en España como Podemos o IU, o en Cataluña cómo ICV-EUIA o Podem, plantean la necesidad de establecer la forma de que los catalanes puedan posicionarse en su relación con el conjunto del estado mediante un referéndum acordado, donde se puedan plantear las diversas opciones de ensamblaje con el conjunto del estado. Pero es evidente que estas opciones aglutinadas en la candidatura "Cataluña Sí Se Puede" tienen prácticamente vetadas la presencia en los medios públicos e incluso en los privados que juegan la mayor parte de ellos a potenciar el que las próximas elecciones catalanas, antesala de las españolas, se basen en el SI de Convergencia o el NO del PP y C'S. Parece que los poderes mediáticos también juegan y apuestan a la misma moneda de dos caras. Parece que a todos ellos no les gustan las palabras de Lluis Rabell cabeza de lista de la candidatura de ICV-EUiA y Podem: "nuestra candidatura es uno No a la Corrupción, uno No a la Injusticia y uno No a la Explotación".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad