Pioneer Electronics entró en pérdidas en 2013

06 de enero de 2014 (16:39 CET)

Pioneer Electronics Ibérica, de Sant Cugat del Vallès, ha rubricado su último ejercicio fiscal –de abril de 2012 a marzo de 2013– con un déficit algo superior al medio millón de euros. Estos números rojos contrastan con los 238.000 euros de ganancia contabilizados en el periodo anterior.

Pioneer cubre comercialmente España y Portugal. Durante los últimos años puso en marcha drásticos reajustes, forzada por la crisis sin precedentes de su matriz japonesa. En 2010, tras seis ejercicios consecutivos de escalofriantes pérdidas y 10.000 despidos en todo el mundo, el gigante de la electrónica nipón hubo de abandonar la producción de televisores de plasma, renglón en el que había escalado las máximas cotas de calidad de imagen con su línea Kuro. Desde entonces se centra en productos de audio, electrónica para el automóvil y sonido profesional.

Las medidas adoptadas por la casa central de Japón siguen la estela de otros grandes productores de pantallas del país, que han tenido que abandonar sus actividades fabriles, arrumbados a la cuneta por la competencia de sus homólogos coreanos.

En el caso de Pioneer Ibérica, el ajuste ha supuesto la venta de la fábrica de Barberà del Vallès, el traslado de la sede social a Sant Cugat y la deslocalización de la logística a Holanda. La reestructuración culminó el pasado verano con la absorción de Pioneer Ibérica por parte de la filial holandesa del grupo.

Antes de que estallara la depresión en España, Pioneer Ibérica alcanzaba un giro superior a los 100 millones de euros. En su último ejercicio, las ventas sumaron 30 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad