Pepe Jeans logra un beneficio récord de 28,4 millones

16 de enero de 2014 (20:15 CET)

La pequeña multinacional catalana Pepe Jeans, con sede central en Sant Feliu de Llobregat, cerró el ejercicio fiscal 2013 con un beneficio consolidado de 28,4 millones de euros, cifra récord en la casa, frente a los 18,8 millones conseguidos el año anterior.

El grupo no sólo comercializa la marca que campea en el título social, sino también otras dos, Hackett y Tommy Hilfiger. La empresa atribuye a ese terceto un valor conjunto de 60 millones de euros. La más destacada es Pepe Jeans, que aportó a la cuenta de resultados casi 28 millones, es decir, prácticamente la totalidad de las utilidades del ejercicio. Así mismo contribuyó con 336 millones a la cifra de negocio total. Ésta última creció un 6% hasta situarse en los 481 millones. Las ventas en el mercado nacional representan la cuarta parte del total.

El perímetro de consolidación abarca una treintena de filiales, sitas principalmente en la zona euro, pero también en México, India y Japón. La plantilla total consta de 2.513 personas, 130 más que el año anterior. La red de tiendas, todas en régimen de alquiler, comprende 285 puntos de venta, 38 más que en 2012. De ellas corresponden 167 a Pepe Jeans, 94 a Hackett y 24 a Hilfiger.

El origen de Pepe Jeans reside en Londres. El mercado de Portobello de la capital británica fue testigo de su nacimiento en 1970, por iniciativa de tres hermanos de origen hindú. En 1998, varios directivos de la filial española, entre ellos Javier Raventós y Carlos Ortega, adquirieron sus acciones y tomaron el mando. En 2005 entró en el capital Juan Abelló, multimillonario, financiero y terrateniente madrileño de origen reusense.

El consejo de administración está formado por José Díaz-Rato Revuelta, presidente; vocales, Carlos Ortega Cedrón, Juan Claudio Abelló Gamazo (hijo de Juan Abelló), Enrique Pra Martos, Javier Raventós Negra, Vicente Castellano Ortega, Joel Horowitz, Philippe Franchet, Julio Andrés Babecki y por último la sociedad de capital riesgo Artá, perteneciente al clan March. Las retribuciones de este órgano se doblaron con largueza el año pasado al subir de 1,1 a 2,6 millones de euros.

Juan Abelló es el máximo accionista de la casa, con un 29,9%. Le sigue en orden de magnitud Carlos Ortega, con un 22%. El nombre de Ortega apareció el año pasado en la lista de españoles poseedores de cuentas opacas en la filial suiza del gigante bancario HSBC.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad