Pasión de gavilanes
  • Síguenos:

Pasión de gavilanes

Sin título
Sin lugar a dudas podríamos usar el título de este culebrón para describir todo lo que envuelve al proceso de venta de Opel, filial europea de general Motors.

Sin tener que cambiar la especie del pájaro, que ya está bien, el affaire Opel se está convirtiendo en uno de los asuntos empresariales más apasionantes de los últimos tiempos. En esta historia hay muchos actores que quieren hacer de protagonista, a saber: Magna, Fiat, la China Baic, Ripplewood, los Gobiernos de Alemania y Estados Unidos…; de ellos, al primer galán (Fiat) lo dejaron plantado en el altar al irse la novia con el amigo feo preferido por el Gobierno alemán (Magna). En la fiesta hay un convidado de piedra (Baic) y… justo antes de decir el si quiero irrumpe Ripplewood (o su filial europea RHC) para impedir el enlace.

Los sorprendidos contrayentes (Opel-Magna) piden apoyos y obtienen el de 4.000 concesionarios de Opel que dicen que aportarán cerca de 500 millones de euros al convite. ¿Alguien da más?... Sigue aquí...Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Bruno Juanes

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad