• Síguenos:

Papelón

Sin título
Papelón. Esto es lo que GM ha hecho representar a Magna en la fallida venta de Opel.

He mantenido desde siempre la opinión que esta venta nos iba a sorprender y así ha sido hasta el último (?) momento. La estrategia de GM ha sido clara desde el principio: desbordada por las deudas, adquirida en un 61% por la Administración norteamericana, sobrepasada por Toyota, agobiada por ver los mejores resultados de Ford y la alianza Chrysler-Fiat… GM necesitaba desesperadamente una inyección de liquidez y decidió desprenderse (?) de Opel. Consiguió el beneplácito del gobierno alemán, quien le facilitó 1500 millones de euros de manera inmediata (y que ahora le reclama), ampliables a 4000 bajo una promesa proteccionista y anti-competencia que ha despertado las iras de la Comisión Europea prometiendo el matenimiento del empleo en las plantas alemanas y cediendo la propiedad a un tercero. En la pugna por quedarse Opel participaron muchos novios (Fiat, BAIC, Magna…) y GM hizo un anuncio de venta al consorcio ruso canadiense Magna-Sverbank-Vaz. Cada uno de estos pipiolos (si me permiten la expresión) quedaron cegados por algo: Magna por la oportunidad de negocio (integración vertical pura), Sverbank por las plusvalías y Vaz por el acceso de barra libre a la tecnología de Opel.

Magna hizo a la perfección el papel del malo de la película a entera satisfacción de la cúpula de GM quien, en su sede de Detroit, debía estar regocijándose de las idas, venidas, batallas y muertos que se generaban en las filas de Magna. Cuando Magna se ha dejado la piel -literalmente- por sacar adelante un plan de viabilidad para la compañía, va GM y nos sorprende a todos (a Magna el primero) diciendo que ahora no vendo, que donde dije digo, digo Diego y que de devolver los 1500 millones adelantados por Alemania ya veremos. 

Leer más

Bruno Juanes

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad