Otra vez Ferrovial, con ERC y los Junqueras, que cansinos…

23 de septiembre de 2014 (00:00 CET)

Nos hemos hecho eco de una información que pone en tela de juicio el súbito incremento de facturación de la empresa Cespa, una filial de la constructora Ferrovial, desde que llegó a su cima el hermano del líder de ERC, el directivo Roger Junqueras. La policía, y otras instancias que no han respirado de momento, investigan qué sucede en algunos ayuntamientos de ese partido político para que la empresa especializada en los residuos urbanos (basuras, para entendernos) mejore su posición en el mercado catalán en coincidencia con ese hecho.

Cespa es una empresa que depende del negocio de la familia del Pino. Ferrovial es la matriz y la citada compañía la filial catalana. Desde hace tiempo opera en territorio catalán y debe batirse el cobre con otros grandes grupos, como FCC o Acciona, que también se dedican a la misma actividad.

 
Los catalanes deberíamos dejar de contratar con Cespa, la filial de la empresa de la familia Del Pino

Es obvio que Cespa tiene todo el derecho del mundo a utilizar todos los argumentos de marketing a su alcance para disponer de las mejores opciones para lograr los contratos de los ayuntamientos catalanes. Lo que parece un poco cansino es que Ferrovial siga planeando sobre la economía catalana como una empresa de obediencia madrileña manchada por la sombra de la corrupción. De ella se dijo que pagó la operación reformista de Miquel Roca y de Florentino Pérez gracias a la autopista A-18. Luego, unos años más tarde, y sin querer colaborar del todo con la justicia, Ferrovial se ha visto salpicada por su implicación en la financiación irregular de CiU a través del Palau de la Música.

Lo que ya riza el rizo de lo soportable es que Ferrovial juegue a todos los palos posibles y haya encumbrado a un hermano del predicador Junqueras para acercarse más a los ayuntamientos en los que empieza a tener influencia ERC. Por cierto, ¿no era ERC el partido de las manos limpias?

Hace tiempo que señalamos la necesidad de que las administraciones públicas dejaran de contratar empresas como la citada mientras mantengan actitudes rayanas con lo delictivo. El boicot y el rechazo debería ser definitivo y total. Y, con respecto a los chicos incorruptibles de ERC, estaría bien que nos dieran alguna explicación sobre este asunto o sobre los fondos que ha recibido la fundación Josep Irla durante bastantes años. Aquí o todos moros o todos cristianos. Si jugamos a que quiebre la banca hemos de soportar que la democracia nos dé algún que otro susto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad