Messi imputado, ¿Messi dimitido?

22 de junio de 2013 (20:19 CET)

Estoy muy atento al mundo del fútbol. Y quiero ver su reacción ante la reciente imputación por delito fiscal del mejor jugador del mundo Lionel Messi.

En ningún caso quiero juzgar a Leo. Particularmente pienso que no es ningún delincuente, sino que ha hecho lo que muchas personas: optimizar su fiscalidad. De hecho, hace unos meses imputaron a un famoso abogado de Barcelona, que finalmente quedó absuelto

Otra familia catalana sufrió el mismo calvario, y también quedaron absueltos. En otro caso, todavía más mediático, el caso Pretoria, nueve de los 20 acusados resultaron imputados por el entonces juez Baltasar Garzón.

Si a Messi lo tratáramos como hemos tratado a estos otros imputados, ahora tendríamos que decir que es una persona que no puede defender como se merece los intereses generales por los que ha sido fichado (los de los socios del Barça), porque ahora se tiene que dedicar a defender sus intereses personales.

Por tanto, Messi tendría que dimitir... al menos, hasta que no se aclarase dicha imputación. En el caso que nos ocupa y como la justicia en este país es tan rápida, eso significaría que nos podemos quedar dos o tres años sin el mejor jugador del mundo. Y en función de su nivel de afectación física o psicológica, puede ser que nunca más volviese a serlo. Lo habríamos perdido para siempre, y en eso creo que todo el mundo estará de acuerdo. Sería una desgracia.

Si fuésemos ecuánimes, trataríamos a Messi igual que hemos tratado a Blesa o a la infanta (por cierto, ambos ya desimputados por los graves errores de las pruebas reunidas contra ellos), por poner dos ejemplos polémicos.

Pero nos cuesta mucho ser justos. Nos cuesta mucho ponernos en la piel del otro. Normalmente, tendemos a separar entre buenos y malos, entre el blanco y el negro. Es decir, entre los miembros de mi tribu y los otros.

Hacerlo de otra menera estaría mal visto. Y es una lástima, porque podríamos tener una magnífica sociedad meritocrática. Ojalá estos casos sirvan para abrirnos los ojos ante tanta demagogia y tanto titular fácil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad