Mas y Fainé 'corren' juntos

08 de noviembre de 2013 (22:23 CET)

A muchos analistas les sorprendió que La Caixa demorase su pronunciamiento a favor del diálogo político entre Madrid y Barcelona y en contra, con todos los matices y cautelas posibles, de cualquier veleidad soberanista.

Extrañó también que el portavoz de esa opinión defendida en el seno del grupo financiero fuera el número dos, el vicepresidente y consejero delegado de Caixabank, Juan María Nin.

En estos tiempos revueltos, la entidad es un objetivo fácil de las radicalidades políticas y de cualquier otro signo. No es conocido ni ha trascendido, pero ha sucedido con el asunto de las participaciones preferentes, entre otros morlacos que ha lidiado con exquisita discreción en una plaza que reclamaba otros trofeos de más enjundia. Mientras, el asombro de los analistas transcurría paralelo a la prudencia estratégica de la institución de ahorro.

 
Fainé ha mantenido un silencio de los que producen ardor de estómago. Si se quebraba importunaba a sirios y a troyanos

Isidro Fainé, su presidente, ha permanecido silente hasta la fecha. Un silencio de aquellos que producen ardor de estómago, pero que de quebrarse podía importunar a sirios y a troyanos.

En las últimas horas, CiU ha introducido una enmienda en el Senado para modificar la ley de cajas que se tramita y permitir que el presidente de La Caixa pueda compatibilizar su cargo tres años adicionales con el de presidente del banco filial, Caixabank, sin tener la obligación de apostar por ninguno de los dos.

De los trámites se ha ocupado la gestoría de Unió en la capital madrileña, pero el gesto político ha contado con el beneplácito de Artur Mas. El PP se había quedado aislado en este asunto. Sus últimos aliados políticos del PNV declinaron apoyar la enmienda legislativa y no votarán a favor. CiU lo hará aunque con el PP no quiera festejar ningún otro día del año.

Fainé está en forma y es uno de los pocos banqueros a salvo del seísmo vivido en el sistema financiero español. Es más difícil, en cambio, apostar por el estado de forma político del presidente Mas. En cualquier caso, esta carrera, al menos, la han corrido juntos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad