Los ricos también suspenden pagos

30 de abril de 2013 (19:22 CET)

La empresa Fondim 104 ha presentado concurso de acreedores en Barcelona. El lance no pasaría de ser uno más de los cientos de quiebras que acaecen en Catalunya. Pero ocurre que tras este nombre se parapeta la sociedad Fonrestaura, vinculada al tambaleante grupo promotor Restaura. Esta última entidad, fundada por Josep Solano Madariaga, se sirvió de Fonrestaura durante la pasada burbuja inmobiliaria para captar ahorro privado entre los inversores, que luego aplicó a la adquisición de edificios.

Al calor de las plusvalías que arrojaba el negocio del ladrillo, numerosos ciudadanos opulentos acudieron en tropel a Fonrestaura y tomaron sendas participaciones. Entre ellos figuran ni más ni menos que Amancio Ortega (Inditex-Zara), los Roca Hernández (sanitarios Roca), la familia Cadarso (General de Relojería) y el grupo promotor Metrópolis. Este último, liderado por José María Xercavins, es a su vez una apiñadura de empresarios catalanes entre los que son de citar Jordi Clos (Hoteles Derby), el ex publicitario Lluís Bassat, Juan Manuel Pujol Soler (Quadis), el abogado Emilio Cuatrecasas y la andorrana María Reig.

Esa ristra de millonarios logró jugosísimas plusvalías cuando todo el monte era orégano y del ramo del totxo llovían millones de euros. Ahora que vienen mal dadas, ha hecho mutis por el foro y Fondim se ha precipitado por el despeñadero de la insolvencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad