Los reajustes castigan el beneficio del fabricante de Tampax y Dodot

11 de marzo de 2014 (20:16 CET)

Ejercicio atípico el que cerró el año pasado la firma Arbora & Ausonia, fabricante de pañales, comprensas y otros artículos de higiene íntima. La dirección de la casa acordó modificar la fecha del cierre contable, por lo que el ejercicio abarcó solo seis meses.

En dicho periodo, Arbora logró unas ventas de 289 millones, un flujo de caja de 17 millones y un beneficio neto de 10,7 millones. En el anterior, de doce meses completos, el giro sumó 562 millones, la generación bruta de caja más de 100 millones y el resultado neto, 86 millones.

Arbora perteneció históricamente por mitad a la holding catalana Agrolimen, de la familia Carulla, y a la multinacional Procter & Gamble. Hasta que a finales de 2012, Agrolimen acordó vender su parte a Procter.

Ya bajo el pleno control de esta última, Arbora cerró las oficinas de Barcelona (sede central) y Lisboa, y trasladó el domicilio social a Madrid, donde radica de antiguo la plana mayor de la trasnacional. El cambio ocasionó 260 despidos en Barcelona, un reajuste de la red de ventas y otras reestructuraciones internas, que han tenido un impacto negativo en los resultados del ejercicio 2013 y aún se notarán en las del siguiente.

Arbora mantiene las tres fábricas de Montornès del Vallès, Mequinenza (Zaragoza) y Jijona. En ellas produce las marcas Dodot, Kandoo, Evax, Tampax y Ausonia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad