Las motos Gas Gas pierden 2,7 millones en 2013

15 de julio de 2014 (20:21 CET)

El fabricante de motos de montaña Gas Gas tiene de nuevos dueños, desde hace poco más de un año, a cuatro inversores israelitas, Yariv Gilat, Ron Josef Klein, Daniel Jacov Gabay y Sagiv Efroni. Todos ellos, más el director general Ramón Puente Margalef, forman el consejo de administración.

La citada venta a los inversores de Oriente Medio es el cambio de propietarios más reciente en la historia de esta conocida marca de motos, fundada por Narcís Casas y Josep Maria Pibernat en la década de los 70 del siglo pasado. En los últimos tiempos, por el accionariado de Gas Gas pasaron fondos de inversión, firmas de capital riesgo, bancos, cajas de ahorro, etc.

El anterior cambio de titulares se produjo en 2008, cuando una filial de Caixa Penedès se hizo con la mayoría del capital, mano a mano con el Institut Català de Finances y la polémica firma Alta Partners, de Sergio Alsina. Sobre esta última pesa la acusación de haber pagado sobornos a Anna Maragall, esposa de Oriol Pujol Ferrusola.

Entre tanto, las mutaciones en el capital no acaban de reflejarse en las cuentas de Gas Gas, que siguen sumidas en tinta roja. En 2013, la empresa produjo 10.000 motos de trial y enduro y exportó a más de medio centenar de países, sobre todo a Francia, Alemania y Estados Unidos.

El giro fue de 28,2 millones de euros, pero las cuentas se saldaron con unas pérdidas de 2,7 millones. El auditor afirma que la sociedad activó créditos fiscales de forma incorrecta, por lo que el quebranto habría de acrecentarse en 1,3 millones. En el ejercicio precedente, las magnitudes de la empresa arrojaron 33,6 millones de ingresos y 4,1 millones de déficit, pero el auditor estimó que los gestores se habían quedado cortos y elevó la pérdida a 8,3 millones.

En los últimos diez años, Gas Gas cosechó resultados adversos en ocho y ganancias en dos, con un saldo acumulado de 28 millones de euros negativos. Durante el presente año, ha recibido de la sociedad pública Avançsa, dependiente de la Generalitat, una inyección de 2 millones de euros, en concepto de préstamo participativo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad