Las acciones de Tradisa pierden el 40% de su valor

03 de enero de 2014 (21:20 CET)

En plenas festividades navideñas, los accionistas del grupo catalán Agora Invest se han visto obligados a interpretar un concierto de acordeón. Este instrumento musical de viento suele escucharse en las sociedades mercantiles cuando los números rojos anegan el balance y reducen los recursos propios por debajo de la mitad del capital social.

En tal situación, es imprescindible echar mano del acordeón, reducir el capital e inyectar fondos frescos que recompongan la situación patrimonial.

En el caso de Agora la terapia musical se ha quedado en la primera parte. El capital social de la casa, cifrado en 25,9 millones, se recorta para dejarlo en 15,4 millones. De un plumazo, la compañía ha perdido el 40% de su valor.

Agora Invest tiene de principal accionista a Cristina Guiral del Pozo. Es la marca que agrupa las actividades de transporte, almacenaje y logística de la veterana firma Tradisa, de El Prat de Llobregat.

Hace tiempo que el grupo, formado por una veintena de empresas, está desarrollando una fuerte reestructuración interna, encaminada a recortar gastos de todo género. Así mismo se ha intensificado la actividad que despliegan las filiales extranjeras, sitas en Alemania, Italia, Rumanía y Polonia, en detrimento de las subsidiarias que trabajan en el envilecido mercado interior.

Agora Invest cuenta con 460 empleados. En 2012 sus pérdidas crecieron hasta los 2,6 millones de euros. La cifra de negocio se halla estancada en torno de los 106 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad