La urgente nacionalización de la banca

Sin título

09 de julio de 2009 (14:39 CET)

Las últimas cifras sobre préstamos bancarios no dejan lugar a dudas, el mes de mayo se han amortizado más préstamos de los que se han concedido, en concreto 879 millones.

Las cifras oficiales certifican lo que todos sufrimos como experiencia personal. No se dan nuevos créditos; las renovaciones, si se producen, se hacen endureciendo hasta límites inmorales las condiciones; obtener una hipoteca es una tarea casi imposible salvo si le compras el piso a la propia entidad financiera.

La excusa oficial, no hay demanda solvente, es pura coartada. La realidad es que la situación de práctica insolvencia de muchas entidades, o el miedo a llegar a esta situación, hace que el dinero que hay en el sistema, que lo hay, se dirija a los bancos centrales. No es de extrañar que Suecia haya establecido tipos negativos para los depósitos de las entidades financieras al Banco Central para tratar de impulsar el crédito a empresas y particulares. Las entidades financieras no prestan porque no cumplen con las ratios correspondientes debido a su baja capitalización y por miedo a que la morosidad agrave la situación en el futuro. Insisto, el problema no es de liquidez... Sigue aquí...
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad