La tormenta perfecta valenciana

14 de febrero de 2016 (01:00 CET)

Pueden haberse conjurado los astros, el cambio climático, la casualidad (combinación de circunstancias) o la causalidad (causa=efecto). Pueden ser que aquellos lodos trajeran estos barros. E incluso puede ser la sublime maniobra de una mano que mece la cuna. Pero lo cierto es que la Comunidad Valenciana vive la mayor tormenta perfecta de todos los tiempos . 

El concepto de Valencia. Tormenta Perfecta ya lo utilizó Josep Vicent Boiraen su libro del mismo título (RBA Libros) para explicar que la caída económica de la Comunidad Valenciana se había fraguado a lo largo de las últimas décadas, no en los últimos años. Ahora Boira es director general del Consell del PSOE/Compromí y le coge de lleno esta nueva tormenta.

La tormenta del PP.- El PP es el gran sufridor de esta tormenta. Cada día amanece un nuevo caso de corrupción y uno tras otro van cayendo los grandes personajes de la historia reciente valenciana. Es una causalidad, porque están recogiendo lo que sembraron durante años, pero ya es casualidad que se junten juicios, detenciones, comisiones del Metro en las Cortes y guerras internas.

Desde que fue imputado Carlos Fabra (hoy en prisión) hace más de 10 años, a la consideración de 'apestada' que vive Rita Barberá, hay un sin fin de vergüenzas que el PPCV nunca ha sabido quitarse de las manos. Su gestión de las crisis ha sido un desastre. Están empapados en la tormenta.

Coalición de gobiernos.- Pero en la parte institucional la paralización ejecutiva hace más visible la tormenta. El Consell y algunos ayuntamientos son una coalición de gobiernos - no gobiernos de coalición entre PSOE, Compromís y Podemos.

Aunque Mónica Oltra se empeñe en vender el 'modelo valenciano' de pactos lo cierto es que no funciona, porque en la gestión cada uno está a su área con escasa o nula coordinación con la otra parte del gobierno autónomo. Y eso se nota en las decisiones a publicar en el Diario Oficial de la Generalitat. Solo actos administrativos que queman poco y evitan conflictos.

Cultura (área de Compromís) presentará su Plan Estratégico para marzo sin que en el PSOE puedan decir mucho. Turismo (PSOE) camina paso a paso porque no puede ajustar su modelo sin otras consellerías que dependen de Compromís. Y la gran plataforma comercial que es la Feria de Valencia está pendiente desde hace meses de que Hacienda (PSOE), Economía (Compromís) y Ayuntamiento de Valencia (Compromís) decidan si la gestión es pública o privada. Un mes son intervencionistas y al otro mercantilistas.

Lo que une a la coalición de gobiernos es la demanda de la financiación (si fallan puede ser la gran frustración) y las acusaciones de corruptos al PP. Por eso los plenos de las Cortes, las comparecencias públicas de Mónixa Oltra y Ximo Puig tienen principalmente como argumentario estos dos temas. Y luego cada uno juega a tener más visibilidad que el otro

En el pleno del Consell celebrado este viernes los temas tratados fueron principalmente nombramientos y otros actos administrativos y culturales. Pero la rueda de prensa tras el Consell estuvo dedicada a las corrupciones del PPCV.

Apenas apuntan un par de temas como los horarios comerciales, los libros gratuitos para escolares y el pago de la dependencia como única actuación política. De los grandes asuntos nada de nada. Están en el ojo de la tormenta. La viven.

El mundo conspira.- Y en la economía la caída del precio del petróleo y la situación global conspira contra la magnífica tendencia que llevaban las empresas valencianas en los últimos meses 

Las exportaciones se resentirán en un trimestre con la caída de la capacidad de consumo y crecimiento de los países árabes y el norte de África. Si encima Europa entra en el ralentí la buena tendencia del PIB valenciano se revirará. La tormenta mundial nos llueve encima.

En valenciano hay un refrán que dice fem foc o fugim? (hacemos fuego o huimos) y que resume las dudas ante esta tormenta. Lo malo es que llevamos demasiados años huyendo de las tormentas hacia ninguna parte y la tormenta no deja encender fuego. Solo para quemar els ninots de les Falles.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad