La panificadora Bellsolà sigue en pérdidas

30 de julio de 2014 (21:09 CET)

La empresa gerundense Bellsolà, fabricante de pan ultracongelado, se mantiene un año más en números rojos. En 2013, su cuenta de resultados volvió a arrojar saldos deficitarios, en esta ocasión por importe de 1,9 millones de euros, frente a los 2,4 millones del año anterior. La compañía produjo unas 29.000 toneladas de pan en diferentes formatos, que se tradujeron en unas ventas de 42 millones de euros, con alza del 2,5%.

Bellsolà, con sede en Aiguaviva, está dominada por la sociedad de capital riesgo Landon, brazo inversor de la familia Gallardo Ballart, de los laboratorios farmacéuticos Almirall.

La presencia de Landon en Bellsolà se remonta al año 2003, cuando tomó el 43% de la mano de otra firma homóloga, Qualitas Equity Partners, perteneciente a la familia madrileña Polanco, que se hizo con el 54%. Bellsolà no dio los frutos esperados y en 2010 Qualitas traspasó su paquete a Landon.

Los diez años completos de Bellsolà en manos de los fondos de capital riesgo dejan un regusto amargo. En este largo periodo la empresa no ha sido capaz de incrementar sus ventas, que siguen estancadas en los mismos niveles de 2004. Tampoco ha logrado entrar en la senda de la rentabilidad y ha saldado todos los ejercicios con pérdidas, por un importe acumulado de 26 millones. En dicho periodo la plantilla se ha comprimido de 400 a 250 personas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad