¿La derrota del PSC en Catalunya anticipa la de Zapatero?

28 de noviembre de 2010 (23:31 CET)

¿La derrota del PSC en Catalunya anticipa la de Zapatero? Pues tal vez. Desde luego, la lectura que desde la Moncloa o Ferraz se esté haciendo del resultado de las elecciones catalanas no puede contener apenas datos positivos para el futuro electoral del conjunto de los socialistas.

Los comicios catalanes muestran en primer lugar una profunda derrota de la izquierda. Las formaciones adscritas a ese espacio político han padecido un fuerte correctivo: los socialistas que con tres puntos más de participación han perdido casi 250.000 votos; ERC, que cae estrepitosamente de los 21 a los 10 escaños, e Iniciativa, que pierde 2 escaños y posiciones en prácticamente todas las circunscripciones.

Apoyos de Zapatero

En segundo lugar, meten al PSC en un callejón de difícil salida. Montilla ha anunciado que dejará la dirección del partido tras el próximo congreso y deberá lidiar con una tensión creciente entre los sectores más nacionalistas y los que se sienten más vinculados al PSOE. Si a Zapatero, Catalunya le ganó una buena parte de las últimas elecciones, no está claro que en la actual situación el actual presidente del Gobierno pueda tener los mismos apoyos.

¿El éxito del PP, que pasa de 14 a 18 escaños, suponen un espaldarazo definitivo para Rajoy? No está claro, pero es posible que sí. Aunque el resultado obtenido por Alicia Sánchez Camacho es el mejor de la historia de los populares en el Parlamento catalán, el éxito del PP tiene mucho que ver con el ascenso de la inmigración como un problema en las preocupaciones de los catalanes –los 75.000 votos conseguidos por Plataforma per Catalunya así lo demuestran–.

En cualquier caso, Rajoy, que asumió un protagonismo sin precedentes en la campaña catalana, sale fortalecido del 28-N, salvo en un tema: el Gobierno que saldrá se define como nacionalista, en algunos casos soberanista, y no está claro que Rajoy pueda repetir la pirueta que realizó Aznar en lo que se conoció como el pacto del Majestic, cuando aseguraba que hablaba catalán en la intimidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad