La crisis inspira a los diseñadores de la 080

Sin título

07 de septiembre de 2009 (16:27 CET)

Nos hemos dejado cautivar por el glamour de la ciudad Barcelonesa, siempre brindándonos con ese toque cosmopolita que nos ha hecho revivir épocas de antaño, dejando fluir nuestra imaginación hacia los años 40, faldas de tubo y cinturas marcadas, dejando entrever la feminidad en su máximo esplendor. Casualmente esta fuerte presencia nos hace pararnos por un instante y darnos cuenta que todo no están casual, quizás detrás de la mirada de nuestros diseñadores hallamos el reflujo de la situación económica actual.

La primera década del franquismo en España fue duramente golpeada por un retroceso de la industrialización incipiente hacia el sector de la agricultura como pilar base. Esta semana en el 080 hemos podido apreciar la remembranza de esa época, en las tendencias que culpían en su paso.

Un sin fin de casualidades, que no nos hacen obviar que la casualidad no ha sido la piedra angular del patrón mental de nuestros diseñadores en el momento de plasmar en realidad sus conceptos e ingeniosos diseños.
La causalidad del momento cúlpice económico actual ha sido la clave en el transcurso de una semana de glamour y propuestas.

El vocablo tendencia no es un mero hecho implicado en un sector específico como el de la moda, sino que subyace una serie de connotaciones sociales e históricas del modus vivendi de una sociedad. Hemos podido mirar en el espejo nuestra propia realidad, unos momentos cruciales que marcan el devenir de muchos de nosotros.

Aún más allá, encontramos las propuestas de Gori de Palma, con un estilo muy enmarcado en los años 80, casualmente rememorando nuestro pasado histórico en el que España, se sumergió en una explosión en alza del índice de paro, no siendo producida por causas demográficas sino por una caída brutal de la inversión y por una pérdida de competitividad en un contexto de fuerte incremento salarial.

La cuestión que hoy día 4 de septiembre del 2009, con la finalización del 080, nos planteamos es la siguiente: ¿casualidad o causalidad?

Nuestras mentes nos pueden hacer llegar a tomar como premisa de nuestras conclusiones que la casualidad ha enmarcado el 080.

Meramente me declino hacia la segunda opción. El azar existe, pero siempre viene sujeto por ciertos patrones harmónicos que nos llevan a decidir que nos movemos por la causalidad de los hechos. Las coincidencias no existen, solo se las plantean los que no saben hallar otra respuesta a los hechos que tienen ante su mano, o simplemente prefieren obviar para no profundizar en el fondo del mar de las dudas, porque al contemplar esas piezas ideadas por los precursores de la moda, es mucho más sencillo dejar pasar estas cuestiones que no indagar en el camino difícil, en el que las respuestas quizás no existan, pero la predeterminación de los hechos sí.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad