La conexión catalana de los ERE andaluces

16 de marzo de 2014 (12:57 CET)

El concurso de acreedores de la aseguradora barcelonesa Prevenrisk desemboca en la liquidación de la empresa. Así lo ha acordado el juez mercantil que ha venido tramitando el expediente.

Prevenrisk llegó a contar con más de cien empleados. Forma parte de un conglomerado que lideran otras dos firmas del mismo ramo, Vitalia y Fortia. Esta última se encuentra asimismo en proceso liquidatorio, que corre a cargo del Consorcio de Compensación de Seguros.

El tándem Fortia-Vitalia constituye una pieza clave de la gigantesca trama de corrupción que se articuló en Andalucía mediante falsos expedientes de regulación de empleo. Las dos compañías intermediaron en muchos de esos ERE fraudulentos y se embolsaron a cambio unas comisiones desmesuradas.

El postrer episodio de este escándalo lo protagonizó la pasada semana Magdalena Álvarez, ex ministra de Fomento del Gobierno de Zapatero, cuando la jueza instructora del caso le propinó una fianza de 29,5 millones de euros por responsabilidad civil.

Eduardo de Pascual Arxé, factótum de Vitalia-Fortia-Prevenrisk, ingresó hace un año en la prisión de Sevilla, junto con otra directiva del grupo, María Vaqué Molas. La jueza de los ERE reclamó inicialmente 111 millones de euros de fianza a cada uno.

Pascual desempeñó tiempo atrás la presidencia de Eurobank del Mediterráneo, minúscula entidad crediticia de Barcelona que entró en crisis y hubo de ser intervenida por el Banco de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad