La clave del éxito de LinkedIn

03 de junio de 2014 (19:37 CET)

Me di de alta en LinkedIn poco después de que esta red naciera, a mediados de 2003. Entonces, estudiaba finanzas en los Estados Unidos y un compañero me mostró una página web que presumía de ¡encontrar trabajo a 25.000 personas cada mes!

En aquel momento, nadie hablaba de redes sociales y Facebook no existía (se crearía en 2004 como una red de estudiantes de la Universidad de Harvard y hasta 2006 no se abriría públicamente). Cuando volví a Barcelona, muy poca gente conocía LinkedIn, aun así existían otras iniciativas muy similares como Neurona o Econozco. 

El fundador de una de estas redes acudió en una escuela de negocios española y le pidió ayuda. Su herramienta podía ayudar a conectar las empresas con los candidatos, a profesionales con posibles clientes, etc... Pero no creyeron en él ni en su herramienta.

Ahora hace unos días hablaba con un amigo que se ha ido a vivir a San Francisco. Su empresa que desarrolla un innovador producto de software no encontraba la forma de seguir creciendo y ha querido probar suerte en Silicon Valley. Me explicaba que la fórmula que ha dado éxito a aquel lugar no es que allí sean mejores, ni generen mejores productos o servicios.

El secreto, me decía, es el ecosistema. Todo el entorno está predispuesto a escuchar un nuevo proyecto y a apostar (un poco). Los mejores abogados de Silicon Valley te hacen cliente por una tarifa inferior a la española... a cambio de que te comprometas a trabajar durante unos años.

El CEO de cualquier empresa, grande o pequeña, recibe un correo tuyo y te da hora de visita en una semana. La administración te facilita la creación de tu empresa ¡en 25 minutos! ¡Y el mismo día ya puedes facturar a tus clientes!

Y ahí es donde radica la clave del triunfo de LinkedIn, en el ecosistema. Sin un ambiente adecuado es muy difícil que un ser vivo sobreviva o algunas especies sobrevivan, y además para hacer el gran salto, hacen falta unas condiciones muy especiales. ¿Las tienen en Europa? OpenBC, la red profesional más importante de Alemania y ahora reconvertida a Xing no las ha encontrado. Viadeo en Francia tampoco.

¿Tenemos estas condiciones aquí en España? Si tenemos en cuenta que Neurona y Econozco fueron absorbidas por Xing hace unos años y ésta y Viadeo todavía existen... mi conclusión es que no. ¿Podemos crearlas? Yo creo que sí.

Expongo las que considero más importantes:

- Una ley (cómo tienen en Brasil) que obligue a la administración a comprar un mínimo del 10% a proveedores pymes 

- Que todas las grandes empresas practiquen de forma sistemática la compra innovadora

- Una fiscalidad que favorezca la agrupación empresarial no la microempresa como ahora

- Menos cantidad de Fondos de Capital Riesgo y más voluminosos (para poder arriesgar más)

Muchos actores implicados y mucho trabajo por hacer. ¿Llegaremos? Yo por mi parte me apunto a trabajar para uno de estos objetivos. Ojalá me salga.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad