La cadena hotelera Accor pierde 161 millones en cuatro años

27 de mayo de 2014 (19:51 CET)

La compañía Accor Hoteles España, de Madrid, se ha visto forzada a restituir el equilibrio de su patrimonio porque un aluvión de pérdidas consumió prácticamente todos sus recursos propios.

Con tal propósito, ha realizado una operación “acordeón”. Primero, el accionista francés Accor se rascó el bolsillo e inyectó 43,9 millones. Acto seguido, el capital se podó en 42,5 millones para enjugar pérdidas, y queda reducido a 2,1 millones.

Los números rojos son una constante en el devenir de la firma durante los últimos tiempos. En el periodo 2009-2012, el déficit alcanzó los 161 millones de euros. En realidad, Accor España viene saldando sus ejercicios con un aluvión de quebrantos desde 2004, con la sola excepción de 2007. Las ventas, de poco más de 100 millones, se mantienen en los mismos niveles que registraban en 2005.

El auditor ya advirtió, dos años atrás, de que la situación de la compañía estaba incursa en causa de disolución, pero la casa matriz manifestó expresamente que le prestaría todo el apoyo financiero necesario.

Accor España cuenta con 1.600 empleados y gestiona una cartera compuesta por 87 hoteles bajo las marcas Sofitel, Novotel, Ibis, Mcgallery, Grand Mercure y Adagio.

La cadena Accor es líder de Europa y una de las mayores del mundo. Esta condición de primate del ramo contrasta con la marcha poco satisfactoria de sus cuentas. El año pasado, los accionistas despidieron de forma fulminante al consejero delegado, Dennis Hennequin, debido a los resultados poco lustrosos de la empresa, y lo reemplazaron por Sébastien Bazin. A su vez, Hennequin había sustituido en enero de 2011 a Gilles Pélisson, quien apenas permaneció dos años en el cargo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad