Juan Roig, rey de la marca blanca

04 de junio de 2013 (19:37 CET)

La depresión económica empieza a cambiar muchas cosas. Los hábitos de los consumidores son una de ellas. Entre las secuelas de la debacle hay una de signo positivo. Me refiero al fuerte impulso que experimentan las marcas blancas o de distribuidor, hasta el punto de que nueve de cada 10 personas se dicen hoy compradoras habituales de semejantes productos.

Líder indiscutible de esta moda es la cadena valenciana Mercadona, capitaneada por Juan José Roig Alfonso, con Hacendado, Bosque Verde y Deliplus, tres de las marcas blancas más vendidas. Dicho de paso, Roig es consuegro del pugnaz comentarista Roberto Centeno.

Mercadona es una máquina bien engrasada de ganar dinero. En el último trienio ha generado unos beneficios netos de 1.380 millones de euros y 14.000 puestos de trabajo. Al terminar 2012 lucía unos recursos propios de más de 3.000 millones.

Basta darse una vuelta por cualquier supermercado para observar que los artículos con enseña del distribuidor van acaparando terreno en los lineales a costa de las marcas clásicas. Las marcas blancas han ganado notable calidad en los últimos tiempos, han lanzado productos muy variados e incluso gamas de sibarita, y, sobre todo, sus precios han experimentado rebajas que en algunos casos llegan al 60%.

Con semejantes atributos, no es de extrañar que vayan ganando terreno a marchas forzadas. La marca blanca representa ya el 43% de las compras. Hace tres años, apenas alcanzaba un 33%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad