¿Huelga en las autopistas?

Sin título

24 de marzo de 2010 (12:12 CET)

Los trabajadores de ACESA podrían tomar buena nota de la huelga que han realizado en estos días los trabajadores de la British. Los sindicatos británicos han convocado su huelga durante siete días del mes de marzo y, si la cosa sigue sin acuerdo, continuarán con sus reivindicaciones a partir del 14 de abril. El objetivo es protestar sin dañar en exceso a los ciudadanos. Por eso no han hecho coincidir sus jornadas de protesta con las vacaciones de Semana Santa. Además, los trabajadores de la empresa británica tienen razones objetivas para protestar porque su alianza con Iberia significa un duro recorte de plantillas y conlleva apretarse el cinturón con una congelación de salarios.

En ACESA, también se ha convocado huelga. Concretamente los días 26 y 27 de marzo –hasta aquí nada que objetar– y el domingo 4 de abril y el lunes 5 de abril, o sea, al final de la Semana Santa. En síntesis, los trabajadores de ACESA van a secundar una huelga que va a lesionar gravemente a los ciudadanos que hayan optado por tomarse un respiro durante esos días. A la vuelta se van a encontrar con un desaguisado que les va a conllevar largas caravanas y, por tanto, incomodidades.

Este tipo de formas de presión afectan muchísimo más a la ciudadanía que a la propia empresa, y son un elemento de distorsión de las normas de convivencia. Los trabajadores tienen la libertad de ejercer su derecho a la huelga, pero también deberían reflexionar –como han hecho los sindicatos británicos– sobre cómo afecta este derecho a la ciudadanía en general. Además, las razones objetivas de los trabajadores británicos no son tan objetivas para los trabajadores de ACESA. La empresa ha puesto... Leer más...
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad