¡Hip, hip, hurra! por las agencias de calificación: S&P, Moody's y Fitch

stop

 

16 de enero de 2012 (12:13 CET)

Mientras Europa sigue camino del abismo, vamos a alzar nuestra voz, y vamos a nadar un poco más a contracorriente. Les confirmo que el titular del artículo es correcto, no una ironía. Hay que felicitar a las agencias de calificación porque en definitiva parece que son las únicas que ven las mentiras de la gran banca, capitaneada por el Banco Central Europeo (BCE) y los políticos europeos.

Vamos a algunos hechos. Empecemos por las palabras del comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea (UE), Olli Rehn, en Bruselas tras las ultimas rebajas de rating: "Tras comprobar que esta vez no fue casual, lamento la decisión incoherente de Standard & Poor's de hoy en relación a la valoración de varios Estados miembro de la eurozona".

¿Incoherente, comisario Rehn?. Retrocedamos unos días para valorar que es una incoherencia. Según los datos oficiales publicados por el Banco de España las entidades españolas pidieron prestados al BCE una media diaria de 118.861 millones de euros netos en diciembre del 2011. Cifra que supone un incremento del 21% frente a los 98.000 millones del mes de noviembre. Es la tercera media más alta de la historia, solo superada por los meses de junio y julio de 2010. Ese último mes se alcanzó la media récord con 131.891 millones.

Es decir, el presidente Mariano Rajoy pide compromiso a los ciudadanos para reducir 40.000 millones de euros a los españoles vía, entre otros subida tipos IRPF, mientras los bancos españoles consiguen créditos del Banco Central Europeo por el triple de esa cantidad en un día. Comisario europeo, está claro que algo huele a podrido en Europa, y no parecen precisamente las agencias de calificación.

Sorprende, o no, que el mismo día políticos, o voceros de otros, como Carmen Chacón soliciten una agencia de rating europea. ¿Significa eso que aprueban la política del Banco Central Europeo de prestar en un sólo día, repetimos un sólo día, el triple de las necesidades de recorte de España?. ¿Debemos seguir pues alentando esa política que nos ha llevado a una situación casi insostenible?. Nadie dude que no son las agencias de calificación las que nos han llevado a esta situación, sinolas únicas que siguen alzando voces contra la incoherencia del sistema bancario europeo.

Esto es como un juego con tres personajes claves, un banquero, un político y un ciudadano; alias respectivamente el listo, el tonto y el feo. El banquero, el listo, es el más endeudado. Su negocio es piramidal. Cuando se ha secado la entrada de dinero no puede afrontar sus pagos. Como es un tipo listo ha convencido al político, el tonto, que sin ellos no hay sistema. Obviamente el feo tiene problemas con su belleza y no se entera de la mayoría de cosas, paga al listo y escucha al tonto. El tonto permite entonces al listo, mediante el banco grande, generar nueva liquidez y obliga al feo a pagarla con más impuestos.

Como cualquier simplificación el sistema tiene amplias variables. En España además, hemos puesto a un banquero a hacer de político, ministro Guindos, y unos políticos se quieren pasar por ciudadanos. Vamos, como se diría vulgarmente, una merienda de negros. Y ¿qué pasa con ese pastel?. Pues, que alguien ha pensado que si necesitamos 40.000 millones y los bancos españoles reciben en un día 118.000 millones en un día, hay algo que no es muy coherente.

Los bancos, como tontos no son, se han lanzado a comprar bonos y deuda de España. Pero claro solo unos 8.000 millones o sea menos de un 10% de lo recibido en un día por el Banco Central Europeo. En la intimidad, lo que vulgarmente se llama hacer una pelota empresarial. Me lo da “papa” Banco Central Europeo e invierto una parte en las deudas de los países, que así tienen algo de liquidez. Todo orquestado.

¿Podríamos preguntarnos donde han ido los otros más de 100.000 millones diarios?. Pues que nadie lo dude!. Han ido a cubrir emisiones anteriores de los bancos, plazos que terminan, es decir a pagar deuda. ¿Y eso es buena política? Aprendamos de la experiencias de los bancos, los listos. Todos sabemos que si vamos a un banco a pedir dinero para pagar una deuda cual será la respuesta. Pues eso es lo que las tan criticadas agencias de calificación han visto. Y por ahí no pasan. Por lo tanto, la única respuesta lógica y coherente de las agencias debe ser “bajamos la calificación de los países”.

Volvamos pues al origen. La primera, siendo francos, los bancos no quieren salvar el sistema, quieren salvar sólo su sistema. Capitaneados por una horrible gestión del Banco Central Europeo que les da dinero al 1% en plan barra libre. Un dinero usado por los bancos para sanear sus cuentas y que no llega al mercado. La segunda, unos políticos como Chacón, por decir la más charlatana en este tema, que pretenden que una nueva agencia europea (capitaneada por políticos y banqueros europeos, claro!) diga que todo va bien. Y la tercera, unos ciudadanos mirando incrédulos como no hay dinero en el mercado. Eso sí, curiosamente, el Banco Central Europeo permite fundirse a diario miles de millones en créditos al 1% a otros bancos. Y todo eso es lo que ven las agencias de calificación.

En Europa deberíamos avergonzarnos de nuestra política económica actual. Parece mentira que hayamos sido la cuna de tantas cosas, y ahora seamos incapaces de ver el desastre donde estamos. Pero más aún, que unas agencias americanas deban venir a contarnos nuestras vergüenzas es todavía mas humillante. Ya puede el comisario europeo bramar, Chacón decir tonterías, y Rajoy mirar a otro lado, pero la triste realidad es que el Banco Central Europeo es sumamente incoherente. Y eso si nos va a pasar factura. Eso sí señores, pero no las agencias de calificación, que simplemente son coherentes. Por ello, a día de hoy, ¡hip, hip hurra por ellas!
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad