Hablemos de la patronal

21 de agosto de 2014 (19:25 CET)

Día a día oímos y leemos desde múltiples y diversos foros propuestas y opiniones de cómo deberían ser y qué deberían hacer nuestras organizaciones sindicales para mejorar su función. Y si escuchamos con atención a algunos líderes de CCOO y UGT podríamos afirmar que hay conciencia en el mundo sindical de la necesidad de actualizar sus programas, repensar sus medios y revolucionar las formas con las que relacionarse mejor con su afiliación y poder garantizar mejor la participación de los trabajadores y trabajadoras en los centros de trabajo.

Pero al mismo tiempo, lo que no deja de ser sorprendente, podemos comprobar lo poco que se opina, se escribe y analiza sobre la actividad patronal y la parte de responsabilidad que tienen estas organizaciones en las serias limitaciones que padecen nuestras Relaciones Industriales y Laborales de las que son también protagonistas principales.

Se analizan poco las consecuencias, para unas relaciones industriales maduras y entre los representantes de las empresas y los de los trabajadores, del muy escaso interés que expresan la mayoría de los empresarios por la función y actividad de las asociaciones patronales que les representan, como reflejan de forma clara las encuestas de opinión empresarial.

Tampoco se aborda qué significan las bajísimas tasas de afiliación a las patronales, exceptuando contados casos. La baja afiliación, la poca implicación y la cooperación entre empresas es una expresión más de la sociedad española poco amiga del asociacionismo. Desconfía de todo aquello que significan estructuras estables de representación, ya sean partidos políticos, sindicatos, patronales, asociaciones o entidades mil, lo que se acentúa si además éstas requieren una adhesión estable y el pago de una cuota.

Es preciso hablar también, y sin compasión, como se habla desde todos los sectores de opinión de las organizaciones sindicales, de los errores y de los aciertos de la patronal si queremos mejorar nuestras relaciones laborales. Es preciso hablar de su parte de responsabilidad en las dificultades que impiden modernizar nuestras relaciones laborales o sobre la escasa independencia de muchas patronales del poder político de sus respectivos territorios.

Es necesario hablar de esos pequeños y particulares intereses de algunos sectores patronales que han imposibilitado durante décadas, y seguirán impidiendo si no se corrige, la necesaria reforma de la vieja y disgregada negociación colectiva, dificultando además la desaparición de miles de minúsculos convenios provinciales vacíos de contenido. Esto ha supuesto graves impedimentos para la necesaria construcción de amplios convenios colectivos sectoriales que posibiliten, combinados con la negociación de determinadas materias en las empresas, modernizar y superar una negociación colectiva con miles de convenios colectivos vacíos de contenido.

Es conveniente no olvidar que la única razón de existir de éstos es el interés en mantener asesorías y asesores patronales enemigos de las relaciones laborales basadas en la participación, el diálogo y la mediación en el conflicto de los agentes sociales, un tejido asesor cuya razón de ser se halla precisamente en la judialización de los conflictos.

Es necesario hablar también de la importante e irremplazable función social que tienen que tener en una democracia avanzada las organizaciones patronales. Así como valorar y reconocer socialmente el esfuerzo que realizan miles de empresarios y empresarias que ponen a disposición su tiempo y los recursos de sus empresas para ejercer la función de representar a las empresas de sus sectores y territorios.

Y es necesario, porque los cambios económicos y sociales lo demandan y los nuevos retos lo exigen, que el mundo patronal español afronte también sus reformas, que repiense sus actuales estructuras, como algunos lo están haciendo ya con fusiones y alianzas.

Es necesario que los empresarios más innovadores y con más éxito de cada sector se impliquen en sus organizaciones patronales, como es habitual en la mayoría de los países europeos, como una expresión más de su responsabilidad social empresarial con la articulación democrática de la sociedad. 

La pregunta es si la patronal española está también revisando su función, en unos momentos en los que por diversas razones la gran mayoría del tejido asociativo político y social de nuestro país se están mirando hacia adentro para reconocer sus déficits y acometer sus reformas.

La duda razonable está en si habrán dirigentes empresariales, igual que lo son algunos líderes sindicales, que sean conscientes de la necesidad que tiene el mundo patronal de actualizar el discurso, de repensar sus medios, de revolucionar sus formas, para garantizar el interés y la implicación de la mayoría de los empresarios

Joaquim González Muntadas es director de Ética de Organizaciones
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad