Gobernar

23 de mayo de 2015 (20:00 CET)

Cuando se edite este artículo, la ciudadanía estará votando en una de las jornadas con más incertidumbre de los últimos tiempos. La implosión del sistema bipartidista en Cataluña, desde hace dos años, y en España, desde hoy, dejará un panorama partidista muy diverso y complejo. El Gobierno de las ciudades y pueblos se convertirá en un arte de la concertación entre fuerzas con programas diferentes que hará falta que se acerquen.

En Cataluña, la dinámica puesta en marcha del proceso hacia la independencia restringirá, sin embargo, la capacidad de maniobra postelectoral, especialmente en ciudades o pueblos un poco grandes. Por ejemplo, los que tienen 20.000 habitantes o más.En la actual legislatura, el pulso democrático con el Estado necesitará no sólo el apoyo de toda la sociedad civil soberanista y demócrata, sino, como institución básica, el de los ayuntamientos. Por lo tanto, apuesto que habrá un principio no acordado, pero que se aplicará mayoritariamente: las fuerzas soberanistas (CiU, ERC, CUP) facilitarán el gobierno de la lista más votada entre ellas. Así como las fuerzas españolistas (PP, C's) harán lo mismo entre ellas. Facilitar el gobierno no quiere decir, necesariamente, entrar a gobernar, sólo el acuerdo de gobernabilidad. Creo que tanto ERC como C's pretenden convertirse en auténticas alternativas en su campo. Y esto comporta no diluirse en el papel de partido bisagra.

Otra cuestión es qué harán aquellas fuerzas que se encuentran el terreno indefinido. Nos podríamos encontrar a PSC y Podemos, apoyándose mútuamente por todas partes, cosa que confirmaría la solidez del pacto estructural de socialistas y poscomunistas, la casta progre. O también que en función del pueblo, y por simple cálculo situacionista, en un lugar apoyaran a gobiernos soberanistas y en otro a gobiernos españolistas radicales.

Pero dicho todo esto, si no se cambia la forma de gobernar, devolviendo empoderamiento a las comunidades locales, a los usuarios de las escuelas, de la sanidad, de las prestaciones sociales, a los usufructuarios del paisaje... no habrá cambio hacia el progreso. Y la desafección política continuará.

En cualquier caso, la coherencia del votante se verá hoy si quienes votaron el 9N en un referéndum de alto valor simbólico pero sin consecuencias jurídicas, no han encontrado excusa para quedarse en casa o votar partidos no soberanistas. O bien quien no votó el 9N para demostrar que era de esta mayoría silenciosa que cuando se expresa lo hace en clave españolista. Y que no se haga demagogia sobre qué se puede hacer desde los ayuntamientos vaciados de contenido político por el PP, y de capacidad económica, especialmente los del corredor mediterráneo por el déficit fiscal estructural. En el País Vasco, los ayuntamientos del mismo peso que en Cataluña, triplican el presupuesto. En la España con superávit fiscal pueden llegar a duplicarlo.

Teletipos de la semana:

1. Dice Soraya que la final de la Copa del Rey no se utilice al "servicio de la independencia", pero en cambio la guerra de símbolos contra el estelada es apolítica, como lo son todos los símbolos franquistas que presiden todavía numerosos edificios que son sede electoral en España.

2. Mientras Fernández debatía en TV3 sobre hacer cumplir la ley a los inmigrantes, su hermano continúa defendiendo que la policía ayude a los yihadistas ene Cataluña. Que el juez haya archivado el caso por órdenes del fiscal no quita que la chiivatada existió. Sólo la eficiencia de los Mossos evitó un potencial atentado masivo a la población de Cataluña, que da la sensación que alguien buscaba.

3. El vídeo Desmontando Ciutadans revienta las redes sociales. Pero la realidad supera el vídeo. Ha habido traca de denuncias que miembros destacados de la formación de Rivera proceden de la extrema derecha, el falangismo o de Plataforma por Cataluña.

4. En campaña hemos oído a algunos que pretenden eliminar los recortes sin tener Estado propio. O que pretenden decidirlo todo, que de hecho, sin Estado propio quiere decir que decida la mayoría española.

5. Escándalo porque dos monjas se signifiquen políticamente. Que conventos enteros de forma reiterada hayan sido conducidos por apoderados de fuerzas de la derecha españolista a votar no es problema. Como tampoco lo es que la jerarquía religiosa de Rouco Varela y Cia bendiga sistemáticamente las políticas del PP.

6. Rajoy aumenta a escondidas 856 millones el presupuesto para comprar misiles y las cuentas de SCC representan un 95% de los ingresos, casi un millón de euros, de "donaciones anónimas".

7. Y acabamos bien. Cataluña lidera la expansión de la exportación a la península, con un 16% de población, exportamos el 25% de todo el Estado. Y el caso catalán deja de ser asunto interno en el momento en que el Parlamento danés por absoluta mayoría y ningún voto en contra, pide un diálogo pacífico y democrático entre Cataluña y España por el tema de la independencia. Y esto debe de haber pasado porque las familias catalanas hemos adoctrinado los hijos con juguetes daneses. ¡Ay los Lego!

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad