Futuro incierto para el PSOE

11 de enero de 2016 (19:43 CET)

La crisis del bipartidismo ha situado al PSOE ante un grave problema de supervivencia política. Con una dirección sin estrategia clara y muy debilitada casi más internamente que externamente. Con unos "barones" que parecen más interesados en una destitución rápida de la actual dirección que en debatir a fondo el futuro del partido. Y sin que nadie parezca plantearse la necesidad de una regeneración de su discurso en todos los ámbitos políticos.

El PSOE parece hoy un boxeador "sonado" que no sabe encontrar el camino de la recuperación ni quizás de la supervivencia como partido referente de la izquierda. Sólo basta con ver los diversos planteamientos que se vierten a los medios desde varias instancias socialistas.

Los afines a Pedro Sánchez tratan de resistir para conseguir llegar a unas posibles nuevas elecciones generales con el actual secretario general como candidato. Por parte de los principales responsables territoriales, con Susana Díaz al frente, se trata de todo lo contrario: impedir que Sánchez pueda repetir como candidato.

Ambas partes descartan votar un gobierno con el PP, y a la vez ponen condiciones que imposibilitan cualquier alternativa de Gobierno con otras fuerzas de progreso. El PSOE plantea que no negociará con los que pretenden la "ruptura de la unidad de España", en referencia a la propuesta de Podemos y sus aliados que defienden un referéndum en Cataluña para dar salida al conflicto territorial. En todo caso, el debate interno no tiene ningún elemento de debate ideológico o estratégico, sino simplemente una lucha por el poder. Se trata de decidir quién tiene que encabezar la candidatura en unas cercanas nuevas elecciones, no de qué programa hay que defender.

Todavía más allá, el "viejo oráculo" del PSOE, Felipe González, la persona que encarna en sí misma el proceso de degradación ideológica del partido y que ahora se ha convertido en un portavoz de los intereses de las "élites económicas y mediáticas", va más allá y plantea la necesidad de un gobierno PP-PSOE.

En definitiva, el PSOE trata de esconder las razones de su continuada bajada electoral. Porque el problema es este, la carencia de una autocrítica impide al PSOE renovarse y analizar como con los años ha dejado de ser el referente de izquierdas que plantee un cambio en profundidad del país. Muchos de sus dirigentes sólo saben hacer mención de los avances que el PSOE encabezó en otros tiempos en lo que se refiere a la modernización del país con la llegada de la democracia, como el establecimiento de temas importantes como la sanidad o la educación pública, durante la etapa de González, o en la mejora de derechos individuales en la etapa Zapatero.

Pero pocos plantean cómo avanzar ahora en un programa de progreso, sino que se aferran al puro continuismo. Y ninguno de ellos hace referencias a los aspectos negativos de sus etapas de gobierno. Pocos analizan el progresivo abandono de una política mínimamente socialdemócrata por parte de los gobiernos del PSOE e incluso con actuaciones difícilmente explicables desde un punto de vista democrático.

Cabe recordar, algunas a guisa de ejemplo, en la etapa de González: leyes restrictivas como la Loapa, corrupción (Filesa, Guerra, Roldán), incumplimiento de programa (OTAN), reformas laborales y enfrentamiento con los sindicatos, guerra sucia contra ETA (GAL), etc., Y en el caso de Zapatero: Reforma Laboral y reforma exprés de la Constitución (arte. 135), eliminando una posible visión progresista de la economía al dar toda la prioridad a reducir el déficit.

Para acabarlo de adobar, ahora el PSOE sale con propuestas más propias de la derecha pura y dura como es la defensa de una visión única de España que margina el reconocimiento de su plurinacionalidad. Es evidente que la propuesta de referéndum de Podemos no es la defensa de ninguna ruptura, sino una apuesta para conseguir una unidad más real y profundizada, donde las diferentes naciones existentes en el Estado se puedan reconocer y convivir con una unidad que respete la pluralidad realmente existente.

No hace tanto de tiempo que el PSOE, y todavía más el PSC, reconocía la plurinacionalidad del Estado. En este tema, el retroceso es importante en gran parte debido al poder del PSOE de Andalucía y Susana Díaz que utiliza la misma táctica política que tan buenos resultados dio a Jordi Pujol, la identificación de ella y de su partido con el territorio y su ciudadanía. Más todavía, Díaz se presenta ella misma, al PSOE de Andalucía y a la propia sociedad andaluza como garantes de la unidad sin diversidades de España.

Parece que la única razón actual de todos los dirigentes del PSOE para evitar la coalición con el PP sea el miedo al fantasma del PASOK, es decir el miedo a que la gran coalición provoque dejar todo el espacio de la izquierda y progresista a Podemos, lo que puede llevarle a quedar en el futuro reducido a la marginalidad.

La crisis del PSOE responde en gran medida a la de la socialdemocracia europea, que ha sido incapaz de plantear alternativas a las políticas de austeridad de la derecha europea. La socialdemocracia se ha sumado de forma subordinada a las políticas marcadas por Merkel, porque en gran medida el primer impulsor de políticas de recortes fue el gobierno de Schröder y sus programas Hartz. Ahora Merkel ha exportado estas recetas de austeridad a países en situaciones mucho más precarias que las de Alemania.

Quizás sería hora de que el PSOE aprendiera de la evolución de los laboristas ingleses. El Partido Laborista fue el gran partido reformador y progresista de la post-guerra en Gran Bretaña, y un fiel defensor de la clase trabajadora. Pero este pasado no pudo servirle de capital para su futuro.

El partido fue perdiendo capacidad de liderazgo, especialmente a raíz de la victoria de los conservadores de Margaret Thatcher y la derrota profunda que infringió al movimiento sindical. Posteriormente, el laborismo de la mano de Blair hizo un giro en profundidad hacia la derecha, la denominada "tercera vía", que no era más que una continuación más suave de las políticas "thatcherianas".

Estas políticas le permitieron ganar elecciones, pero le comportaron, a medio plazo, ir perdiendo el apoyo de sus bases tradicionales y que, incluso en Escocia, fuera superado en el campo de la izquierda por los nacionalistas escoceses hasta dejarlos en la marginalidad.

Pero en el laborismo se ha producido una revuelta interna que ha llevado a la dirección un dirigente claramente de izquierdas y que reivindica un programa socialista como es el caso del actual líder Jeremy Corbyn. Corbyn ha levantado las iras de los sectores de la derecha laborista, encabezada por Blair y su gente que parecen incapaces de ver que son sus políticas derechistas las que han hundido un laborismo en el que las clases trabajadoras ya no se reconocían.

Corbyn ha sido escogido con el 50% de los votos de los militantes y más del 80% de los más de 100.000 simpatizantes que se inscribieron a las primarias. Su mensaje ha sido claramente contrario a la austeridad y partidario de la inversión pública para fomentar el crecimiento económico, para hacer crecer el camino hacia la prosperidad del conjunto de la población.

Este cambio en el laborismo es una verdadera regeneración desde la izquierda. En el PSOE no se ve ninguna posibilidad de un giro similar. El PSOE es hoy un partido con una gran pérdida de militancia y de votantes, con un control claro de los aparatos del partido, especialmente los territoriales, y una afiliación cada vez más de "pesebre", es decir, de cuadros que viven del partido.

La última vez que hubo una posible regeneración política del PSOE fue con la candidatura de Josep Borrell, que acabó liquidado por razones no lo suficientemente explicadas todavía. Posteriormente, hubo el espejismo de Zapatero que acabó sometiéndose al dictado de los poderes de la "troika" de la UE.

El panorama del PSOE hoy no parece tener demasiado futuro. Sea bajo la dirección de Sánchez o de Susana Díaz, no parece que signifiquen ningún cambio hacia la izquierda, sino el mantenimiento de unas políticas erráticas que no significan ninguna alternativa de cambio en profundidad en la actuación del partido. Es como si el PSOE no quiera reconocer su pérdida de hegemonía en la izquierda y sea incapaz de entender que sólo con un cambio radical de políticas puede tratar de recuperar esta hegemonía, o como mínimo ser capaz de disputarla a los nuevos actores políticos.

Para hacer una "catarsis" el PSOE precisaría de un cambio radical, posicionarse contra las políticas de austeridad que emanan de la UE y defender, por encima de todo, los intereses de la ciudadanía y las clases populares. Y en segundo lugar dar un paso decidido por la defensa de una unidad de España a partir del reconocimiento de su carácter plurinacional, es decir, defender una unidad fraternal que reconozca el hecho de la diversidad existente en su interior.

En caso contrario (el más posible), el PSOE puede iniciar un camino hacia la decadencia y posiblemente la irrelevancia política, sólo hay que ver su situación actual en Cataluña, puesto que actualmente no parece tener ninguna perspectiva de cambio. Y esto lamentablemente afecta a toda la izquierda porque no hay duda de que, para conseguir el cambio social que el país precisa, hace falta una fuerte izquierda alternativa pero también nos hace falta una fuerza consolidada de cariz realmente socialdemócrata.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad