Freixenet dobla beneficios, pese a los números rojos de 14 filiales

04 de marzo de 2014 (20:56 CET)

Catorce de las 35 compañías que integran Grupo Freixenet cerraron el año pasado sus cuentas con números rojos. En el ejercicio precedente, sólo diez se encontraban en dicha situación. La lista incluye tres conocidas marcas de la casa, Castellblanch, Segura Viudas y René Barbier, que registran pérdidas desde hace mucho tiempo. Entre las tres sumaron en 2013 casi 5 millones negativos.

Otras compañías catalanas de Freixenet con saldo negativo son Unión Cellers del Noya, Viticultors del Priorat y Viñas del Montsant. Idéntica circunstancia se da en las subsidiarias de Portugal, Australia, EEUU, China, Uruguay y Brasil.

En el otro lado de la balanza, 21 empresas contabilizaron números negros. Entre ellas sobresalen la propia Freixenet y la filial de Alemania, que declararon beneficios de 4,8 y 4,3 millones de euros, respectivamente.

El conjunto de Grupo Freixenet arrojó un excedente consolidado de 10,2 millones, que dobla el de un año antes. El flujo de caja ascendió a 25 millones.

Durante el ejercicio culminó una inspección fiscal sobre el impuesto de sociedades del periodo 2005-2007, con actas por valor conjunto de 317.000 euros. Adicionalmente, Freixenet regularizó de forma voluntaria las liquidaciones del mismo impuesto de 2008-2010, mediante el pago de 590.000 euros.

La facturación del último año se estableció en 527 millones. Al mercado doméstico correspondieron 103 millones, con baja de 1,6%; a la UE, 325 millones, con alza de un 8%; y al resto del mundo, 99 millones, con flexión de un 8%. La plantilla del conglomerado se redujo en medio centenar de personas y quedó en 1.874.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad