Felipe quiere cargarse a Pedro Sánchez

20 de mayo de 2015 (00:00 CET)

Es que no hay un día tranquilo. Cuentan por los alrededores del Congreso que Felipe González quiere cargarse a Pedro Sánchez. Que no da la talla. La política, no de altura, que ahora ya no hay mili. Que hay una operación recambio en marcha. Que si el 24M el PSOE, o sea Pedro Sánchez, no consigue unos resultados aceptables lo cambia por Susana. ¿Cómo? Sí, por Susana Díaz, la de Andalucía, la que no consigue ser presidenta de la Junta. Van tres veces y nada.

Felipe quiere el bipartidismo. Pedro, no. Felipe quiere a Susana en Madrid. Así mangonea más. Y si es necesario pactar con el PP, pues Felipe lo apoya. El gran pacto. La condena del PSOE. Eso a Felipe le da igual. Gran pacto y con Susana. Pero ¿qué ha visto en Susana? ¿A otra Kirchner? Parece que Felipe va a lo suyo. Y no ve, nunca ha visto, más allá de sus intereses.

Porque la Susana es una nulidad política. Adiós al PSOE con ella. ¡Ay, Felipe! ¿Dónde estás que no se te ve en la campaña? Después de tantos años calladito, purgando sus corruptelas y disfrutando de sus dineros, ha vuelto. Nuevas energías. Será el cambio de pareja. A veces hay milagros. Aunque a la vejez, viruelas, Felipe.

Susana y Pedro vuelven a enfrentarse. Si en Andalucía no hay acuerdo comentan que Susana lo puede conseguir. Acuerdo con el PP. ¡Atiza! El gran pacto de Felipe. Ya mira a las elecciones generales. El poder. Hay que mantener el poder como sea. PPSOE por siempre en el poder. El resto, a pagar y a obedecer.

Las altas esferas del poder quieren dictar el futuro. La que nos espera con estos viejales. A lo peor tiene razón Albert con eso de la edad y la renovación. Los próximos resultados marcarán el futuro. Y Pedro Sánchez será retado en las primarias de julio. Que lo reten. Pero personas o personajes con nivel. No Susana, que ya está calificada. Suspenso. No da la talla ni para Andalucía. Que no pase Despeñaperros porque se despeñará, a pesar de los poderes fácticos. A pesar de Felipe, Aznar, la Monarquía, el Ibex, la Iglesia, la prensa --digo Prisa--, y toda la cofradía de poderes fácticos.

Cuidado Pedro Sánchez. Ya Felipe se cargó a Tomás Gómez y puso a Gabilondo. ¡Cuidado! El alto poder se mueve y tú no te enteras. No quiere soltar el poder esta gentuza. Y hará lo indeseable. Aunque se olvidan de los ciudadanos. Del pueblo, que se decía antes. Lo utilizaron para subir. Ahora se ríen. ¡Cuidado Pedro! Estás advertido

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad