Europastry, una máquina de ganar dinero

12 de septiembre de 2013 (18:38 CET)

El grupo catalán Europastry, de Sant Cugat del Vallès, ha logrado en su último ejercicio fiscal sensibles progresos en sus índices de rentabilidad gracias a la tala de gastos realizada en las áreas de producción y distribución. Dicha medida ha supuesto, entre otras cosas, el recorte de la plantilla en casi 300 empleados, hasta 2.150.

La compañía se mantiene un año más como líder del mercado nacional en el negocio de las masas congeladas para panadería y pastelería, con un cupo cercano al 40%.

Europastry está dirigida por Jordi Gallés, hijo del fundador Pere Gallés, un modesto panadero que hizo fortuna con la fórmula del pan congelado en mitad del proceso de cocción.

Las principales magnitudes consolidadas del grupo en 2012 arrojan un giro de 365 millones de euros, con un leve recorte de 6 millones, y un beneficio neto de 13 millones, que significa casi doblar el resultado anterior.

Europastry divide sus actividades entre dos líneas de negocio: la profesional, que incluye la venta a tiendas, supermercados y otros negocios, y la minorista, que explota una extensa red de panaderías bajo el nombre de El Molí Vell.

La primera aportó 340 millones de ingresos y casi 15 de excedente. La segunda, movió un volumen de negocio cercano a 25 millones pero cerró el año con pérdidas de casi 2 millones. La firma dedica a investigación un presupuesto anual de 12 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad