España es un país serio

Sin título

04 de febrero de 2010 (13:13 CET)

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno de España, esta semana en Davos: "Somos un país serio y vamos a cumplir nuestras promesas".

Con estas palabras, Zapatero intentó convencer a los inversores internacionales de que España, a pesar de la gravedad de la recesión que sufre actualmente, y los principales retos de su sistema bancario, no va a ser otra Grecia.

Sólo para demostrar su argumento, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, y la ministra de Economía, Elena Salgado, anuncia en el corto plazo que a) los ciudadanos españoles, a más largo plazo, van a trabajar dos años más, y b) se enfrentan a constantes y radicales recortes en los servicios y al aumento de impuestos en el corto plazo.El desencadenante de este espectáculo de determinación algo inesperado parece haber sido el creciente peligro de contagio de la crisis de la deuda que inquieta en Grecia, así como que el bono español a 10 años haya llegado al nivel de los 100 puntos base por encima de los índices alemanes comparables.

Desafortunadamente, el entusiasmo por la seriedad recién encontrada no parece haber durado mucho tiempo, ya que esta justo esta mañana (y sólo tres días después de la demostración clara de voluntad de cambio) la prensa española nos informa de que Elena Salgado -, ante las amenazas de huelga de las principales organizaciones sindicales - se lo está pensando dos veces, y está dispuesta a ser flexible ", ya que la propuesta de reforma de las pensiones, fue sólo eso, una propuesta que se negocia.

Los bancos de España tienen grandes cantidades de bonos del gobierno, y como la propagación aumenta, el valor de mercado de estos bonos cae, por lo que - habida cuenta de que otra parte importante de la base de los bancos de capital se compone del suelo y la propiedad de valor incierto - la perspectiva de una caída en el valor de los bonos que poseen deja al Gobierno de España con pocas alternativas, pero tiene que parecer que toma medidas "serias”, cualquiera que sea el coste. Pero, cómo van a reaccionar los ciudadanos de España a la noticia de que la política de su gobierno está siendo impulsada por la necesidad de "calmar los temores del mercado", y que los dirigentes del país están considerando activamente pedirles que se retiren a los 67, todavía está por verse. El disparo de advertencia de ayer de sus rivales políticos y sindicatos por igual pueden dejar su marca en el corto plazo, pero ahora está claro que las cosas, de hecho, han cambiado, y los políticos de España (y los banqueros que influyen en ellos) son probablemente mucho más sensibles a la confianza del mercado de lo que lo son a la protesta pública.

Continúa el declive económico

Mientras, en enero, el sector manufacturero de la zona euro creció a su ritmo más rápido en dos años, la divergencia entre la España rezagada y el resto de las cuatro grandes economías simplemente se ha ampliado, de acuerdo con el informe Global Manufacturing del PMI. Aquí en Europa la fabricación de Markit Eurozone, el índice gerencial de compras de enero, subió a 52,4 desde 51,6 en diciembre, pero mientras que los datos mostraron que la actividad en Alemania, Francia e Italia siguió creciendo, la historia fue diferente en España, donde la lectura subió ligeramente a 45,3, desde 45,2 en diciembre, en un movimiento que ofrecía poco más que un consuelo simbólico, ya que los cambios son marginales, y simplemente confirmó que las condiciones de negocio en la industria manufacturera se deterioraron por vigésimo sexto mes consecutivo.

Como señala el informe del PMI, los fabricantes españoles continuaron ajustando su fuerza de trabajo en respuesta a la amplia capacidad de reserva en enero, dando lugar a nuevas reducciones de puestos de trabajo. El empleo en manufacturas, de hecho, se ha reducido hoy en todos y cada mes desde septiembre de 2007.

Como era de esperar, el número de trabajadores inscritos como desempleados en España creció en 124.890 en el mes de diciembre, y ahora está por encima de los 4 millones de personas (4,05 millones), según datos del Ministerio de Trabajo a cabo hoy (martes). Desde enero del año pasado, el número de desempleados registrados ha aumentado en 720.692.

Según Maravillas Rojo, secretaria general de Empleo del Ministerio de Trabajo, "enero es un mes tradicionalmente malo para el desempleo. Históricamente crece en este mes, incluso cuando la economía está creciendo". Añadió que "el aumento del desempleo es un dato muy malo, el crecimiento a la baja, que comenzó hace aproximadamente un año en marzo, continúa, aunque todavía no hemos tocado techo". Y la tasa de crecimiento está disminuyendo aunque hay un marcado aumento en las personas que no se están inscribiendo, y el plan de ajuste del déficit del gobierno seguramente comenzará a añadir gente a la cola de nuevo.

Además de la cifra de desempleo en aumento, el número de contribuyentes al sistema de la Seguridad Social también ha disminuido fuertemente: hay 257.828 menos (más del doble que la cifra de desempleo de aumento). Este número implica que, aparte de las personas que espean jubliarse retirarse y de los cursos de reciclaje, hay muchos empresarios que están cerrando sus negocios. Recordemos que en enero de 2008, a pesar de que la caída del desempleo fue similar (132.378), el número de contribuyentes afiliados a la Seguridad Social sólo se redujo en 84.697.

Como es bien sabido, España está lidiando con el colapso de un boom inmobiliario, que ha llevado al conjunto de la economía a una profunda recesión, trajo una caída de los ingresos fiscales y un aumento de los costes del bienestar social. Además, en las secuelas de la crisis de la vivienda, incluso el gobierno no espera que la economía retorne a tasas de crecimiento pre-crisis en el corto plazo, lo que hace imposible cumplir con los compromisos de gasto adquirido durante los años del boom. Más preocupante aún, a pesar de que es necesaria la reforma de las pensiones, y el programa de austeridad para contener el déficit en esencial, España no tiene actualmente una medida sobre la mesa que sea capaz de restablecer el crecimiento y el empleo en el corto plazo.

Y el tiempo se está acabando. Como dice Victor Mallet - el anuncio de austeridad reciente es una respuesta pequeña a la pregunta que más importa y que está en la mente de todos los inversores y economistas que se preocupan pr el futuro de Europa: ¿España puede controlar sus presupuestos y, una vez más ser competitiva dentro de las limitaciones de la moneda única europea?

Zapatero insiste en que puede - "Somos un país serio y cumplimos nuestras promesas", dijo en Davos - pero él y la Sra. Salgado, todavía tienen que demostrarlo, y la noticia de hoy es que los planes de jubilación pueden ser modificados sustancialmente sólo sirve para reforzar las dudas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad