España, cerca de ser descartada del proyecto brasileño de alta velocidad

05 de agosto de 2013 (20:27 CET)

La dimensión de la tragedia ferroviaria de Santiago de Compostela que ha costado la vida a cerca de 80 seres humanos, tiene un componente económico de innegable importancia para el sector ferroviario español que se verá afectado en la medida en que la confianza de que goza en los mercados internacionales se vea mermada y, además, en un momento en que está pendiente la licitación por el multimillonario proyecto de alta velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo de 511 kilómetros y un posterior ramal a Campinas de 100 kilómetros. Además de España, Francia, Alemania, Italia, Japón, China, Corea y Canadá se han presentado al concurso.

El mega proyecto, valorado en 13.500 millones de euros, contempla la construcción de la superestructura que incluye la instalación de los sistemas de electrificación, señalización, seguridad y telecomunicaciones, así como el mantenimiento y la explotación del servicio ferroviario durante un plazo de cuarenta años.

Aunque el prestigio de la industria española en este sector es alto, técnicos cercanos a la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) brasileña han puesto de manifiesto que el accidente tendrá su influencia, aunque no será necesariamente determinante, en la solución del concurso que debe adjudicarse el 19 de septiembre y al que aspira un consorcio formado por Ineco, Indra, Talgo, CAF, Renfe, Adif, Elecnor, Cobra, Abengoa, Indra, Thales, Bombardier y Dimetronic.

Pocos dudan de que la investigación sobre las causas del accidente vaya a estar cerrada antes de la fecha fijada para hacerse pública la solución del concurso, y lo que el gobierno brasileño tiene claro, es que la concesión nunca puede recaer en una compañía sobre la que existen toda una batería de dudas sobre las causas de un grave accidente ferroviario, lo que dejaría fuera de la fase final del concurso la opción española que, según informaciones que circulan por Brasilia, se encuentra situada entre una grupo de tres finalistas.

España cuenta con el respaldo de éxitos precedentes como el de la línea de alta velocidad ente Medina y la Meca que es el mayor contrato logrado por empresas españolas en el exterior hasta la fecha, valorado en unos 6.700 millones de euros.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad